La domesticación del fuego

La nueva colección de Cancino

1506
fotografía Ricardo Ramos
texto Cancino
dirección de arte Ernesto Moncada
maquillaje Ana G. de V.
pelo Gerardo Maldonado
modelos Julia Ardón y Una Zeivy

Estrella del conocimiento. Brillo de la destrucción. Ardor civilizatorio. Conflagración vital. Como un bólido, el fuego caía del cielo y abrasaba todo. Consumía la vida, consumía el mundo. Sus lenguas paladeaban bosques. Arma divina de sometimiento: limpiadora de pecados. Instrumento de los dioses para recrear: para renovar.

 

El fuego era el gran otro, el gran devorador, hasta que un tlacuache —titán mínimo— se sacrificó para entregarlo a los humanos. No fue dejando que un águila consumiera sus entrañas por la eternidad que lo hizo, fue entregándose a él que este pequeño sabio se lo dio a los hombres dejándose consumir por su fuerza.

 

Y así cambió todo.

Con el fuego, los hombres crearon la civilización. Comenzaron a olvidar a los dioses, porque su poder ardía en sus manos y, entre más lo dominaban, más se creían sus iguales. El fuego, el más indomesticable de los elementos, les permitió controlar los demás. El agua ahora podía hervir y transformar alimentos. La tierra podía convertirse en barro. El aire podía someterse a sus caprichos. Sinécdoque y origen del conocimiento, el fuego construyó el dominio del hombre sobre la naturaleza. Lo alejó de su estado natural y es allí donde se construyó su unicidad: los textiles se volvieron posibles, la comida dejó de ser aquello que recogían las manos, las máquinas aparecieron y las noches dejaron de ser insondables.

 

Con su poder de destruir y transformar, el fuego alberga la promesa de una nueva etapa. Una vez que todo lo abrasa, en sus cenizas queda el ardor de la profecía de otro nuevo. De él nacieron los artesanos. Portadores de la llama del conocimiento, combinaron los elementos con la maestría del fuego nutricio. Como niños jugaron con ellos, los mezclaron: los transmutaron. Fundieron metales, transformaron las plantas y los pelajes en textiles. Dotaron de nueva vida a la naturaleza: le otorgaron el refinamiento humano de la cultura. Maestros del fuego y los elementos, los artesanos reúnen en sí el conocimiento del mundo y en todo lo que hacen enseñan las posibilidades que se esconden en los materiales crudos.

Con La domesticación del fuego, Francisco Cancino cierra un recorrido por los cuatros elementos. Del agua que limpia a la tierra como origen, a la limpidez del aire, al fuego que consume, cierra y renueva. Ese recorrido replanteó los principios de nuestra identidad: una valoración de lo que nos mueve, de lo más esencial de nuestra cultura, de nuestras influencias y de nuestras técnicas para llegar a este nuevo punto de partida, a esta ceremonia del fuego nuevo. Este proceso de renovación por fuego conlleva una nueva evolución, ya no somos sólo un apellido sino un nombre: Francisco Cancino, la mejor forma, la más particular, que podemos tomar tras recorrer nuestros principios; es también una invitación a crecer, a abrir nuevos caminos y ser todo lo que podemos alcanzar. Una vez que todo se consumió, el terreno está listo para repartir de su esencia.

Como es emblemático, esta colección nace de México, del patronaje tradicional y cuadrático que resuelve la construcción con rectángulos y cuadrados, pero con los aderezos que le otorgó su traumático encuentro con Occidente: los fruncidos, las alforzas y los plisados. Con colores neutros (blanco, negro, beige y nude), materias naturales (lana, lino, algodón y seda) y acentos en rojo cardenal, amarillo paja, verde menta, morado orquídea y naranja redfox, esta colección recorre los elementos y las maneras en que el fuego los transforma y deja su marca indeleble.

Como ha ocurrido desde la colección anterior, Francisco Cancino abandona la idea de temporadas (See Now, Buy Now), en respuesta a una tendencia mundial, por ello las piezas de La domesticación del fuego están disponibles en el sitio web de la marca: cancino.co.

 

#DiseñadoresMexicanos


Ediciones anteriores

192

México en la piel: Ocelote

El manifiesto de Ocelote: “La simplicidad es la forma más compleja de expresión”. De ahí que todo […]

2506
192

México en la piel: Napoleón

“Una visión napoleónica para una generación contemporánea”, bajo esa premisa nació Napoleón en 2017.

1506
192

México en la piel: Kris Goyri

La imaginación —y las manos— de Kris Goyri estaban puestas en el diseño, la belleza y la […]

0406
192

México en la piel: Iker Ortiz

En su experimentación y estilo particulares, es que Iker Ortiz, un apasionado de la arquitectura y la […]

2805
192

México en la piel: GRIEVE

Egresada de CENTRO, Paula Grieve —inició su carrera haciendo prendas sobre medida y vestidos de novia— crea […]

2405
192

Boyfriend’s Shirt: Sakura

Lo irregular y la deconstrucción son parte del ADN de Boyfriend’s Shirt, la firma mexicana que explora […]

2105
192

México en la piel: Collectiva Concepción II

Collectiva Concepción fue concebida con un sentimiento inicial de perpetuar nuestro trabajo artesanal y el respeto por […]

1605
192

Ensamble Artesano: rescatar el trabajo artesanal

En 2020, en medio de la crisis provocada por el COVID-19 nació Ensamble Artesano, un proyecto que […]

1205
192

De fauna y metales preciosos

El trabajo de Lucía Serrano (Puebla), mejor conocida como Le Petite Morte por su faceta como tatuadora, […]

1105