Trouvé, hallazgos de modernismo

0110
por Daniela Navarrete

Una reja con cuadrados de cristal de diferentes colores protege los interiores de Trouvé, una tienda de antigüedades ubicada en la colonia Roma. En ella puedes encontrar cosas funcionales, como lámparas, mesas, y sillas. Otras no tienen función específica, más que darle personalidad al espacio en el que se encuentran, como una mosca de metal decorativa con ojos de colador de té, o un cubo con espejos circulares.

Para conservar lo mejor de las piezas —su carácter vintage—, el equipo de Trouvé es experto en la restauración. Sus piezas son de época, pero no tienen rayón alguno. El acomodo de la tienda es clave, a donde voltees hay algo que captura tu atención, y nos ahorra horas de recorrer mercados repletos de cosas para encontrar entre cientos de piezas, ese objeto que nos atrape. 

Desde 1999, los fundadores de la tienda han estado en búsqueda de piezas antiguas, principalmente de las décadas de los sesenta y setenta, y aunque en su comienzo se enfocaron en cámaras y relojería, hoy cuentan con todo tipo de decoraciones. Y más que solamente “tener buen ojo” para encontrar objetos peculiares, la tienda ha mantenido un especial amor por las piezas de colección, ya sea dentro del contexto global, tal como Michael Van Beuren, o nacional, como las piezas de Arturo Pani. México cuenta con una increíble historia de diseño modernista que tuvo su auge a mediados del siglo pasado, y aunque muchas de las piezas se encuentran ahora en manos de coleccionistas extranjeros el modernismo de nuestro país es quizá más popular fuera de las fronteras—, aún hay piezas escondidas en varios rincones de México, y muchas han pasado por las puertas de Trouvé.


Ediciones anteriores