La fragilidad de la materia: Azuma Makoto

Nada es para siempre

1107
texto Emmanuel Sandoval
fotografía Gonzalo Morales

El trabajo de Azuma Makoto (Japón, 1976) está profundamente conectado con lo pasajero y lo efímero. Las nociones del sintoísmo, que celebran y veneran los espíritus de la naturaleza y la fragilidad de la vida y la muerte, son el punto de partida del artista botánico, cuyas creaciones han llegado a las profundidades del océano y a las desolaciones del espacio.

Azuma Makoto

Hay una visión desencarnada en la idea que Azuma tiene del arte, que él considera un oficio del día a día que muchos han convertido en una carrera desesperada por ser famosos y millonarios.

 

Su frágil obra —que vive durante unas cuantas horas— se exhibió en la Ciudad de México, en un espacio desolador, pero extremadamente hermoso: Acrópolis, un centro comercial que lleva más de 20 años abandonado.

 

“Es muy simple: el espacio es fenomenal, hermoso y aterrador al mismo tiempo”, dice Makoto con su voz suave y pausada, en parte porque él es así, y en parte porque no quería que la intérprete dejara ni una sola palabra fuera “mi obra tiene que convivir con territorios poco explorados, con lugares a los que nadie llega”.

 

En colaboración con Flores Cosmos, el proyecto floral creado por Ramiro Guerrero y Alberto Arango, Makoto creó una escultura botánica que se suma a una lista de proyectos en los que hay un objetivo muy particular: entender que la vida se va en segundos.

 

“La muerte llega tan rápido que es por eso que siempre estamos desesperados por hacer cosas, por correr, por ganar, pero nunca nos detenemos a pensar que a veces no es necesario hacer tanto, que de nada sirve, porque finalmente vamos a regresar a la tierra ”, reflexiona el artista.

 

Es por eso que la creación de esculturas efímeras es tan importante para Makoto, no solo porque es un apasionado de la botánica, sino porque no hay ejemplo más claro de la fragilidad y de la cercanía con la muerte que una flor que ha sido arrancada de la tierra y que aguarda su muerte instantánea.

 

“En realidad todas estas hermosas flores y plantas ya murieron”, añade, “viven por lo pronto aquí porque tú y el resto de esta gente las fotografían y admiran, pero la realidad es que es materia muerta”.

Entre muchas de las peculiaridades del trabajo de Makoto está la de encontrar las más representativas flores de cada lugar al que viaja para exponer su obra. En este caso, junto a Flores Cosmos se trasladó al Mercado Jamaica para encontrarse y dejarse sorprender por la flora mexicana.

 

“Hice una investigación previa, pero cuando me encontré con todos estos colores y formas me dejé llevar, me volví un poco loco y terminamos con cientos de flores y una estructura que superó lo que habíamos planteado en un principio”.

 

¿Y cómo es que esta estructura deja de serlo? En muchos de los proyectos de Azuma, el objetivo es que el espectador se lleve un fragmento de su obra, que se vaya a casa con un ramo de flores, para que éstas terminen su ciclo de vida, marchitas, en otro espacio, uno nuevo.

 

“Es esa resonancia es la que da sentido a mi trabajo, una de las razones por las que sigo construyendo para luego destruir, porque nada es para siempre”.

 

 

www.azumamakoto.com


Ediciones anteriores

192

Arte Móvil en la Ciudad: Onda Mx

La escena artística en la Ciudad de México está ampliando su espectro hacia todas las ramas del […]

1709
192

Sísifo Feliz

“Uno debe imaginar a Sísifo feliz”, escribió Albert Camus en alguna ocasión. El personaje de la mitología […]

1209
192

¿Qué es la insolencia?

La insolencia es ser uno mismo y no disculparse por ello.   La insolencia es un concepto […]

1009
192

Entre los planos de la realidad y lo onírico: Rafael Coronel

Para Rafael Coronel, pintar era como respirar. ¨Recuerdo que él me decía: Trato de irme a dormir, […]

0909
192

Una página a la danza: DORJE

El cuerpo es una máquina de poder sublime. Cada músculo y extremidad en él cumplen responsabilidades más […]

2008
192

La Guerra Fría: el conflicto de ser dos

“Las heridas le ayudan al arte. ¿Quién fue el pendejo que dijo eso?”, grita con rabia Gato, […]

1407
192

Domestika: una comunidad creativa de habla hispana al alcance de tus manos

Hace tiempo que la educación dejó de verse tan estrictamente institucional para abordar otros esquemas. Los libros […]

1107
192

Chicuarotes: la salida es el escape

“Para eso uno hace películas, para poder decidir cada respiro, para poder emprender el accidente.” —Gael García […]

2606
192

En el tiempo de la rosa no envejece el jardinero: Emilio Chapela

El enunciado nos pone pensativos desde el momento en el que lo escuchamos por primera vez. Y […]

2606