Realidad programada. La vida y el arte en la televisión.

Del 15 de noviembre de 2018 al 31 de marzo de 2019 en el Museo Jumex

1611
por Rodrigo De Noriega

Kit Hammonds, curador del Museo Jumex, nos recibe en la entrada de la sala del tercer piso del museo. Salimos del elevador monumental y nos acomodamos a su alrededor, comienza explicando que el título de la nueva exposición es una traducción de un término estadounidense: Scripted Reality. Una referencia a un formato narrativo de televisión en el que se retira el elemento de competencia en el reality show –es más The Real World que Big Brother–. La premisa es que este tipo de programas reflejan cómo son los personajes “en la vida real”. Así, las piezas que integran la exhibición juegan con el aspecto de la puesta en escena, el set, la narrativa que los formatos de la pantalla chica permiten, la telenovela, el noticiero y el propio aparato, la luz que emana de él y la fascinación que provoca.

 

Javier Hinojosa en colaboración con Melquiades Herrera, Las fases de Melquiades I, 1986. Colección y Archivo de Fundación Televisa.

 

 

La muestra se realizó en colaboración con Fundación Televisa, por lo que el acervo de ambas colecciones, más piezas en préstamo, logra mapear un desarrollo histórico del medio y genera preguntas que han sido una inquietud constante de críticos y filósofos contemporáneos, sobre los efectos de la tele en la cultura y cómo ha modificado nuestra percepción de la realidad. Con Sí señor, por ejemplo, Abigail Reyes hace un corte de representaciones de la figura de la secretaria en las telenovelas colombianas para intercalarlas con pequeños testimonios reales que buscan comprender una labor que históricamente se ve menospreciada por las figuras de autoridad masculinas.

 

Realidad programada. La vida y el arte en la televisión.

Abigail Reyes, fotograma de Sí, señor, 2015–2016. Cortesía de la artista.

Capítulos políticos televisados, transmisiones en vivo, la censura y la exaltación nacionalista son herramientas que nos hacen anclar nuestra presencia en el mundo. Patriot Act: A Parody, de Robert Boyd, es una pieza que reúne la manera en que los políticos se presentan ante el pueblo, vanagloriándose del uso de las fuerzas armadas. Estamos en la época de las fake news, de un presidente estadounidense que ha sido estrella de telerrealidad y que ve Fox & Friends todos los días, un noticiero conocido por su sesgo ultraconservador y que apoya teorías de conspiración. Así lo que sucede dentro de una caja, representado y controlado hasta en el más mínimo detalle, ahora tiene más que nunca injerencia en la vida real. La línea que separa la ficción del documental no existe. Y es labor del artista evidenciar los problemas que surgen de esta relación.

 

Realidad programada: la vida y el arte en la televisión. Del 15 de noviembre de 2018 al 31 de marzo de 2019 en el Museo Jumex.

 

leer más

Ediciones anteriores

192

No Name 2018

El mercado del arte está permeado de criterios y valores mercantiles que descontextualizan la verdadera intención de […]

1211
192

Lakra

Hace años compartí la vida con alguien que tenía un Dr. Lakra tatuado en el hombro. Era […]

1211
192

Los robots no lloran: Pedro Reyes

Del causal de las emociones modernas, a los estragos ocasionados por el avance desmedido de la tecnología […]

0811
192

La revolución permanente de Pedro Reyes

Hablar de ciertas ideas y conceptos revolucionarios ha sido un verdadero desafío para los pensadores de todos […]

0711
192

‘Cenote’ de Pablo Vargas Lugo

Un cenote es para el mundo Maya, la entrada al inframundo. El Xibalba, donde viven los dioses […]

2310
192

Yoshua Okón: premio Montblanc de la Culture 2018

Yoshua Okón, el artista mexicano, recibió el premio Montblanc de la Culture Arts Patronage Award en México, […]

0810