Lucía Uribe

#Alrevés192

2209
texto Lucero Novaro
fotografía Fabiola Zamora
estilismo Luis García Serrano para Ottero
maquillaje y pelo José Carlos Muñoz
asistente de fotografia Daniela Feijoo
asistente de estilismo Carli Sanper

Lucía Uribe

La mañana en la que entrevisté a Lucía Uribe, supe que la amigdalitis que me tenía sudando frío frente a la pan- talla —en donde veía ese rostro tan especial que sólo podría describir como lunar (proveniente de la luna)— era más bien mi segunda infección de Covid en un año. En 30 minutos que pasamos juntas a la distancia, hablando de ficciones audiovisuales —esos cuentos que a ambas nos encanta contar, sobre todo si lo podemos hacer juntas—, me sentí menos sola. Y eso me pasa desde siempre con Lucía, a pesar de que nuestra amistad lleva un par de años construyéndose, su rostro y su mirada, su cuerpo entero y la energía que éste emana, me hacen sentir reflejada en ella, conectada con lo que sus movimientos y silencios transmiten.

 

Desde que tenía 20 años y empezaba la carrera de cine en el CCC, le tengo pavor a las actrices y actores. Ellas y ellos son la materialización de lo que engendramos y soñamos con filmar; son la vasija en la cual se contendrá, o no, el lenguaje, la emoción y la verdad de lo que queremos contar; son el corazón de la ficción, la mirada que se encontrará con la del espectador y la lengua que desenredará las historias que compartimos. Lucía me quitó el miedo a dirigir actores. Escribir personajes para ella —hasta el momento dos—: Julia en Todo va a estar bien (recién estrenada el 20 de agosto) y Carlota en Desenfrenadas (2020), es construir personajes de mujeres rotundas, honestas y complejas.

Lucía Uribe

Lucía Uribe+

Este texto lo escribí en medio del caos en el que me encuentro simultáneamente afortunada y desafortunadamente sumergida. Ese caos se parece a la caótica historia de Julia, esa Julia que escribimos en un cuarto de la San Pedro de los Pinos al borde de la vida como la conocíamos y una pandemia inminente. Esa Julia que amé y conocí como a pocos personajes en mi vida y que es un pedacito de todas nosotras, las niñas-mujeres-ancianas de una generación que navega entre el cambio en nuestras pieles tatuadas y gargantas cubiertas por pañuelos abortistas; el vaivén de los mares violentos que azotan a nuestro país feminicida, y la liberación consciente, atrabancada y luminosa de los afectos y los orgasmos de cada una de nosotras.

 

Mira la entrevista completa en nuestra edición impresa, suscríbete en www.revista192.com

Lucía Uribe

leer más

Ediciones anteriores

192

ELY GUERRA

Hacía tiempo que no sabía nada de Ely Guerra. Un lejano Zion (2019) y un último concierto […]

0809
192

Tito y Miky

Si se trata de mandar todo ALV, Tito Fuentes y Miky Huidobro pueden ser perfectos interlocutores. Resulta […]

1205
192

Artemio

Conocí a Artemio en el año 2011 en el Salón Madrid en la Plaza de Santo Domingo. […]

1204
192

Queridos restauranteros, bienvenidos a la verga

Nosotros debíamos saber, y no supimos. O sabíamos, pero nos hacíamos pendejos. No pensar es fácil, dejarlo […]

0404
192

Brenda

La perseverancia se ha convertido en su credo. Brenda Osnaya lucha, insiste, saca la garra de no […]

1003