Elements of Vogue: Un caso de estudio de perfomance radical

La historia de la cultura urbana del Vogue

0601
texto Danielle Franco
fotografías cortesía de Museo Universitario del Chopo

El cuerpo es historia hecha carne, una secuencia coreográfica de gestos. Cada uno de esos gestos es un eslabón que nos une al género, la raza y la clase social que se condensan en lo que conforma nuestras identidades.

 

Punking y waacking se llamaba a las coreografías que —inspiradas lo mismo en las artes marciales que en los gestos sobreactuados de las películas mudas o las caricaturas de Looney Toons— servían para escenificar batallas en los clubes underground de los 70. Un antecedente inmediato del voguing, cuyo nacimiento se atribuye a los internos de la prisión de Rikers Island, en Nueva York. Según el documental Kiki, hay registros desde 1920 de fiestas de ballrooms en Harlem, donde si bien tal vez no era voguing, sí eran competencias de talento y transformismo de una comunidad marginada.

Hace 50 años, Crystal LaBeija inició la tradición de las casas y familias en la escena del Harlem,  y con ello dio pie a la cultura del voguing, inspirado en las poses de la revista Vogue. El “vogue” es la danza urbana que se apropió del imaginario elitista de la alta costura y adoptó un vocabulario entre jeroglíficos egipcios, las artes marciales asiáticas y el afrofuturismo. Esta cultura del “posar” implica una aguda conciencia de cómo un cuerpo hace historia. Hacer una pose representa una amenaza, un movimiento audaz que pretende confrontar la norma. Es por eso que necesitamos rastrear la historia de los gestos disidentes y reconstruir la genealogía de esta actuación radical que define  lo que es el voguing.

Voguing: The Message (1989)

 

En México, el waacking también se vislumbra como una antecedente, pero la historia del voguing traza sus orígenes en el principio de este siglo, más específicamente con Anuar Alvarado (Aka Any Funk) y su experiencia migrando de Los Ángeles California a la Ciudad de México.

 

En 2010 Anuar fundó House of Machos, la primera casa de voguing del país, pensada en inicio como una agrupación para participar en competencias de Hip-Hop. Para el 18 de marzo de la misma década, las activistas Franka Polari y Victoria Letal fundaron House of Apocalipstick en el primer ballroom oficial de la Ciudad de México: “Noches Transitadas”, en lo que fue el club Diamond de la plaza Garibaldi. Después y gracias a la formación de nuevas casas, las prácticas públicas de voguing se comenzaron a expandir dentro del circuito de bares y muchos ven a este periodo entre el 2013 y el 2015 como la gestación de la escena Vogue en nuestro país, y hoy en día ya no sólo se concentra en la capital, sino que su práctica se ha difundido en ciudades como Guadalajara, Mérida, Morelia y León Guanajuato.

 

Tanto en el caso del Vogue en el Nueva York de los ochentas, como en la Latinoamérica de hoy en día, la música urbana, el reguetón, el dembow o el neoperreo, son espacios de alta condensación política. Espacios donde conviven historias de resistencia y surgen debates. En ellos confluyen cuestiones decoloniales y postcoloniales, de identidad racial y étnica o de herencia cultural afrolatina. Ese tipo de fenómenos son muy importantes para el mundo del voguing, pero sobre todo son muy importantes para la cultura urbana del presente. 

Gerard Gaskin, Serie Legendary 1995-2012

 

El 17 noviembre de 2017 en el Centro de Arte Dos de Mayo, en Madrid, Sabel Gavaldón y Manuel Segade dieron a conocer al mundo “Elements of Vogue: Un caso de estudio de perfomance radical”, la primera exposición conocida en Iberoamérica que recopiló los orígenes del voguing. Ahora se exhibe en la Ciudad de México en el Museo Universitario del Chopo, hasta el 8 marzo de 2020. Según Gavaldón, la cultura del voguing, más allá del baile, la subcultura, lo fabuloso y lo creativo, es una caja de herramientas que nos permite pensar formas de manifestarnos y organizarnos en el presente.

 

Esta exposición explora las formas en que las minorías usan sus cuerpos para producir expresiones disidentes de belleza, subjetividad y deseo. Estas poéticas y políticas minoritarias se perciben como una amenaza para el mundo normativo, pero al mismo tiempo son codiciadas por la cultura dominante.

Junto con la exposición se despliega un programa público diseñado por los mexicanos Siobhan Guerrero y Bryan Cárdenas (Aka  Zebra) que incluye performances, talleres, conversatorios y actividades educativas enfocadas a la escena nacional del voguing.

 

www.chopo.unam.mx/ElementsOfVogue

 

 


Ediciones anteriores

192

Zach Hyman: New Photographs

La deconstrucción de convencionalismos, de lo que es considerado materia. Comprender las posibilidades de lo que que […]

1701
192

Feria de Arte Material: ¡Arte Qué Rico!

Por séptimo año consecutivo se presenta en la Ciudad de México la Feria de Arte Material, una […]

0901
192

Dilao: la obra libre

A cielo abierto, entre la tierra, firme y caprichosa, y las nubes, efímeras e inalcanzables. Ahí yacen, […]

1012
192

François Quévillon: entre la tecnología y lo humano

En su práctica como artista digital, François Quévillon [Montreal] crea trabajos interactivos y ambientes inmersivos en los […]

0512
192

We all live in Turrell spaces

Usualmente no somos tan conscientes para percibir la energía en nuestro entorno en porciones discretas o aisladas. […]

2611
192

Teatro inmersivo: Península

Instantes efímeros. Pensamientos aislados. El ir y venir de una serie de recuerdos, momentos fugaces y confusos […]

2611
192

Connecting the Dots: El perfecto detalle entre una relación íntima

La tecnología, afortunada o desafortunadamente, ha aprendido a comunicarse con nosotros, y lo hace cada vez de […]

2511
192

Naty Abascal ¡y la moda!

Influencer. Ese término que hoy en día define a aquellos que han acumulado una cantidad inmensa de […]

1211
192

Skin on Sundays

El cuerpo: Una clara expresión del ser, de la esencia. Un lienzo que alberga cicatrices, lunares y […]

3010