Gucci: Epilogue

El punto final

2007
texto y dirección creativa Alessandro Michele
fotografía Mark Peckmezian
dirección de arte Christopher Simmonds
estilismo Paul Hanlon
maquillaje Thomas De Kluyver

El epílogo es el acto de clausura de una narración. El punto de acumulación de reflexiones que se sedimentaron durante una excavación. En cuanto a mí, representa la posibilidad de lograr mi cuestionamiento sobre el mundo de la moda, a través de un camino que es como un cuento de hadas en tres partes.

 

El comienzo de esta misión se desarrolló en febrero. En esa ocasión, quería celebrar el ritual mágico del desfile de moda: una liturgia sagrada e irrepetible a través de la cual el pensamiento creativo se hace público y se ofrece a la interpretación de una comunidad de espectadores emancipados. Quería desvelar lo que hay detrás de las cortinas de este ritual. Jugué dando reversa a la perspectiva, moviendo a mis compañeros de viaje al escenario central: esa inteligencia colectiva, inspirada y sensible, que hace posible el encanto de la belleza. ¿Cuál es el impacto de revelar lo que construye la ilusión? ¿Qué pasa con un ritual mientras es profanado? ¿Cómo reconfiguramos la maravilla, la epifanía y la sugerencia?

El segundo acto fue moldeado durante la campaña publicitaria, en mayo, cuando intenté crear una mayor desorientación dentro de los mecanismos rutinarios de la moda. Fue una experimentación radical en la que me dejé llevar por la idea de que la belleza puede aparecer, impredecible y maravillosamente imperfecta, a través de la ausencia de control. Esa vez, decidí abdicar de mi papel de director obsesivo. Elegí dejar ir, renunciar a la construcción de la escena y la acción, y dejé que los modelos construyeran sus propias imágenes. Actuar como fotógrafos y narradores, productores y escenógrafos. ¿Qué sucede con la comunicación cuando deja de convertirse en un acto unilateral? ¿Qué significa trabajar para fomentar una práctica expresiva similar a un coro? ¿Qué sucede con el producto creativo cuando se escapa de la predeterminación?

Finalmente, viene el epílogo, para sellar el cierre de una trilogía de amor. Este íltimo movimiento va alrededor de otro cortocircuito. La ropa será usada por quienes la crearon. Los diseñadores con los que, cada día, comparto el aturdimiento de la creación, se convertirán en los intérpretes de una nueva historia. Se apoderarán de la poesía que contribuyeron al moldear. Escenificarán lo que apasionadamente imaginamos. Es un proceso de inversión de roles, una vez más. Las distancias se acortan. El acto creativo se convierte en praxis de la exposición.

El interior se proyecta fuera. Lo invisible toma su forma, irradiando a través de la autocombustión. Más que eso. Esta vez, mi análisis sobre los mecanismos que regulan el mundo de la moda se intensifica: esta remodelación será retratada desde una perspectiva inusual. Durante todo un día cualquiera podrá investigar, gracias a las cámaras adecuadamente dispuestas, el proceso a través del cual la oficina de diseño encarnará la nueva campaña publicitaria de Gucci. ¿Qué sucede con la relación entre realidad y ficción cuando los ojos indiscretos se cuelan en los mecanismos de la producción de una imagen? ¿Qué pasa con la moda, y su seductora capacidad, cuando lo verdadero se remonta a ser sólo un momento de lo falso?

Mi cuento de hadas en tres partes quiere generar un cuestionamiento sobre las reglas, los roles y las funciones que mantienen el mundo de la moda en marcha. Es una investigación inevitablemente parcial, también intencionalmente deformante: un juego desequilibrado en el que traté de desmontar el andamio, de poner las cosas al revés, de cambiar la mirada a otro lugar, de desafiar las gramáticas a través de las cuales tratamos de nombrar el misterio de la belleza. Era necesario para mí ir por ese camino rebosante de amor. Era un camino que, mientras caminaba, depositaba nuevas preguntas y agitaba las cosas, produciendo nuevas intuiciones. En este sentido, el epílogo que hoy os entrego se siente como una obertura. Una cuenca que se cierra y se abre al mismo tiempo, un umbral de un nuevo comienzo, del que tratamos de imaginar nuestro mañana.

 


Ediciones anteriores

192

Ferragamo: Pre-Spring 2021

Adaptación. La palabra que ha marcado el 2020 y con la que tenemos que aprender a vivir […]

2107
192

Prada: Multiple Views

En las circunstancias actuales no hay cabida para absolutos. Los últimos seis meses nos han demostrado que […]

1707
192

Gucci: fields of possibilities

“Fashion has a function: to let people walk through fields of possibilities” —Alessandro Michele, director creativo de […]

1405
192

Gucci Décor: una colección para el hogar

Alessandro Michele ha logrado moldear los gustos de las nuevas generaciones con su filosofía estética. Esta visión […]

0502
192

Gucci of course a horse

¿Qué sueña Alessandro Michele, que no pueda llevarlo a la realidad? Bueno, parece que nada. La persecución […]

1301
192

Gucci Accesories: Sounds Pink

Ella está obsesionada con todo lo que irradia color. Usa Gucci a diario, sin excepción, y se […]

0210
192

Gucci presents: Insolence

Fui a ver la première de la película Insolence en la sala número tres del cine Teresa […]

2509
192

Mi casa es tu casa

El viejo dicho “mi casa es tu casa” va de boca en boca desde hace años. Y […]

1906
192

Art Walls: Un eco del simposio griego

Viajar en la imaginación y aterrizar en las ruinas de los templos arquitectónicos en Sicilia, es la […]

1206