Tiffany & Co.: el paréntesis de un libro

La piedra más deslumbrante del mundo y su narrativa

2804
fotografía David Franco para 13/TRECE
texto Danaé Salazar
toda la joyería Tiffany & Co.

Hablar de diamantes parece, hasta cierto punto, pasado de moda. Una lectura rápida y se puede presumir de conocimiento a medias, pero con ganas de deslumbrar: que si las 4Cs, que si la blancura es más importante que los quilates, que si el tamaño de la piedra es fastuoso y de ahí el precio, etcétera. Toda una joya, eso sí. Pero la joya del amor, créanme, es una afirmación pasée.

 

La seriedad de un diamante —y también gran parte de su valor— está en su origen y en la forma en la que fue manejado. Se antoja un símbolo de piedra resistente, tremendamente bello y que representa un lugar al que siempre se vuelve, de ahí que sea tan valorado.

El diamante ha viajado a la velocidad del tiempo; sin embargo, hoy nos interesamos por otra parte de él, que no necesariamente es la de su preciosidad. La piedra más deslumbrante del mundo también tiene un pasado y su propia narrativa de vida. En pro de su dignificación, de lo que avala el abastecimiento responsable y la valoración de las manos artesanas que los trabajan, la casa maestra en el trabajo con diamantes, Tiffany & Co., se ha colocado un paso adelante: “se ha comprometido con la capacidad de rastrear el origen de los diamantes yendo más allá de las normas de la industria para promover la protección del medio ambiente y los derechos humanos” —lo afirma Anisa Kamadoli Costa, directora de sustentabilidad de Tiffany & Co.

 

Desde 2019, la norteamericana de la “caja azul” comenzó a compartir con sus consumidores la información del origen (región o países de donde provienen) de sus nuevos diamantes obtenidos y registrados individualmente, lo cual se considera toda una iniciativa en materia de transparencia de diamantes. A partir de este 2020, también comunicarán su trayecto artesanal, es decir, que el
consumidor sabrá cómo fue trabajada su piedra, desde la mina hasta el dedo.

 

Esto suma valor al valor intrínseco de la piedra, pone a la vista lo que hay detrás de cada una —y es que las piezas llegan a tardar casi un año, desde que se descubre el diamante hasta que se termina su diseño—. En el camino, muchas decisiones se toman para darle vida, fuego y brillo a estas piedras:
desde su brutalismo hasta su final más inmaculado, ahora el foco está en todo lo que sucede en ese paréntesis.

 

tiffany.com


Ediciones anteriores

192

Dorian

Cuando la belleza es inexplicable puede encontrarse en cualquier sitio y en cualquier ser humano. Hay algo […]

2705
192

G del Diablo: el rey del porno gay en México

Desde luego que ya había escuchado del infame G del Diablo, de su perfil de Instagram (@gdeldiablox), […]

2605
192

Gucci: fields of possibilities

“Fashion has a function: to let people walk through fields of possibilities” —Alessandro Michele, director creativo de […]

1405
192

Bendik Giske: la vulnerabilidad de hacer música

Bendik Giske es saxofonista, pero bastará verlo una sola vez en acción, arriba del escenario, para darnos […]

1205
192

Transmutar: Pineda Covalin

La transmutación de las antiguas tradiciones, de los colores, de las expresiones culturales de México y América […]

0505
192

Somos lo que llevamos del otro lado de la piel

En nombre de la libertad y la belleza nos lanzamos a hacer esta propuesta: posar desnudas. Es […]

2304
192

#Quédateencasa con Tiffany & Co

Nuestros sentidos son el pilar de la creación, en ellos reside la intensa avidez por descubrir la […]

1504
192

Paul Andrew: el relevo de Salvatore Ferragamo

Ponerse en los zapatos del otro. Para entenderlo, para ser empático. Para —al menos por un instante— […]

1304
192

Sun for the summer

#thisisHOT de Bimba y Lola es una declaratoria al escape y la exploración. En el lenguaje estético […]

0904