Cornucopia, la nueva historia que Björk viene a contar

Un cuento de hadas sci-fi

1608
texto Emmanuel Sandoval
fotografía Santiago Felipe cortesía de Parque Bicentenario

Björk. Iconoclasta. Una explosión de genialidad. En cada composición, en cada álbum y en cada espectáculo —quienes somos fans creemos que tarda demasiado en regresar— nos permite adentrarnos a su mundo, uno con una prodigiosa habilidad de reinvención. Ella (53 años) es de esas artistas reales que no se permite la autocensura, y mucho menos, la autocopia. Todo lo que Björk toca está impregnado de una relevancia y extravagancia que te impiden cerrar los ojos —o los oídos—.

         Así es Cornucopia, el nuevo espectáculo con el que la islandesa está volándole los sesos a propios y extraños. Considerado el más elaborado en la historia de la artista, el show incluye un coro de 50 adolescentes y adultos jóvenes provenientes de Islandia, fascinantes proyecciones visuales, instrumentos inventados sólo para la ocasión —como ya es costumbre, Björk encuentra en los objetos más burdos y cotidianos el medio para crear incluso componer la más gloriosa de las sinfonías—, un audio envolvente cuidadosamente creado para un sonido perfecto, y un vestuario concebido por el couturier Olivier Rousteing, director creativo de la mítica casa de moda Balmain. Björk es una fashionista innata.

 

         Basado en su más reciente álbum, Utopia —lanzado en 2017 y con el que, como ella misma lo ha dicho, regresó al optimismo, entusiasmo y romanticismo—, Cornucopia, un nombre femenino que representa la abundancia, fue definido por Björk como teatro digital y un concierto pop sci-fi. Un cuento de hadas con el que Björk quiere reencontrarse, como siempre, con la naturaleza.

El espectáculo, en el que un equipo gigantesco trabajó durante los últimos tres años —al menos— es una combinación del rigor y perfeccionismo de todo lo que lleva la firma de Björk y la libertad punk con la que ella siempre ha trabajado. La hazaña multisensorial es dirigida por la cineasta argentina Lucrecia Martel y solo ha sido vista en Nueva York —ocho fechas agotadas— y a partir de mañana y durante tres noches más (20, 23 y 27 de agosto) en la Ciudad de México.

 

¿El recinto? Parque Bicentenario, cuya atmósfera, y espacio —la carpa que resguarda el espectáculo tiene una dimensión de 100 metros cuadrados— fue el lugar elegido por la artista y su equipo para resguardar esta experiencia.

 

www.ticketmaster.com.mx/Bjork-boletos/

        


Ediciones anteriores

192

Skalar: reflexiones de luz y sonido

Aquí hay dos mundos. Uno es digital, eléctrico e intangible. El otro está regido por sensaciones, experiencias […]

3110
192

Kelman Duran: Sampleos y discursos políticos

Kelman Duran es un músico dominicano —y artista visual— que usa su música para acercarse a temas […]

3010
192

gRAVE: Música y horrores

El día de brujas es algo muy diferente a lo que antes significaba en el inconsciente colectivo. […]

3010
192

El Muertho de Tijuana

El Muertho de Tijuana no es de Tijuana —es de Chihuahua—. Tampoco está de regreso a los […]

2910
192

Hipnosis 2019, una experiencia psicodélica

Un año más —que casi termina— y con ello, una nueva edición de Hipnosis, que no sólo […]

2810
192

Sonoro: la documentación visual de la música

Rubén Márquez —fotógrafo y cineasta— tiene más de 15 años ejerciendo su profesión en la industria de […]

2510
192

Inmersión Sensorial: Radiobosque

Luz. Verdor. Inmersión. Archipiélago nos ofrece con RADIOBOSQUE un festival que pretende alejarnos del caos citadino para […]

2310
192

Hipnosis

Después de doce años de ser un radar en la cultura musical de la Ciudad de México, […]

1710
192

Sobre la primera edición de Sónar México

Solemos ser escépticos con las primeras veces en general. Al no tener una experiencia cercana previa, es […]

0710