Joselo Rangel

Quién soy yo

1206
texto Pepe Casanova
fotografía Ana Hop

Ahora me hace reír por medio de sus libros. Tiene un sentido del humor orgánico (palabra de moda hoy en día) y valemadrista que me gusta mucho. Así es el lenguaje de sus libros.

– Pepe Casanova

 

Hace mucho tiempo que no escribía algo, nada, fuera de mails y whatsapps desde mi computadora o el celular. Digo que escribir puede ser tan fácil como pintar, pero tampoco sé pintar. Sé sumar, ponerme una camisa, nadar y bailar. A lo que voy es que, para ser un buen escritor, se requiere no sólo de pasión y talento, sino también hace falta ser persistente, constante, hacerse de una disciplina que no todos obtenemos. Joselo Rangel lo sabe muy bien. La primera pasión de su vida fueron las letras, que fueron el pretexto para comenzar a tocar guitarra en un grupo de rock, Café Tacvba. Él, al igual que yo, sabe que la constancia y la persistencia llevan al éxito.

 

Joselo comenzó a interesarse por la lectura desde muy pequeño, su papá lo llevaba con sus hermanas y su hermano a una librería en Minatitlán, Veracruz, para que escogiera algo para leer. Mucho tiempo se inclinó por los cómics (incluso por La pequeña Lulú, de la que yo también era fan), más tarde se inclinó por los libros de ciencia ficción y después pasó a la literatura clásica rusa de Tolstoi, pero su mayor influencia en la vida fue una revista de ovnis y alienígenas llamada Duda, de la que su papá era fan y ferviente seguidor. De ahí también su interés por la vida extraterrestre y los robots.

Paréntesis:
Les dejo este link que me encontré en la web.
La portada de El extraño monstruo de Loch Ness es mi favorita:coleccionrevistasduda.blogspot.com

 

Curiosamente, ninguna de las publicaciones de Joselo hasta ahora tiene que ver con ciencia ficción. En sus libros no hay robots, coches voladores o vida en otro planeta, sino todo lo contrario. Aunque eso sí, tiene una extensa colección de robots en su casa, la cual me da mucha envidia.

 

Hasta ahora, Joselo tiene publicado un libro de sus columnas en el periódico Excélsior, llamado Crónicas marcianas (2012). Ha sido columnista de este periódico desde hace 12 años, y sólo ha faltado tres veces. ¿Lo pueden creer? Yo no. Por eso digo que hace falta persistencia y constancia para llegar lejos. Tres años después, publicó un libro de cuentos llamado One Hit Wonder (2015) y hace tan sólo unos meses lanzó su primera novela de ficción llamada Los desesperados (2019).

 

Joselo es, además, padre de familia, esposo, amigo, hermano, pero eso sí, Dj no, ya no. Y la verdad es que sí me hacía bailar cuando pinchaba discos. Ahora lo que me hace es reír por medio de sus libros. Tiene un sentido del humor orgánico (palabra de moda hoy en día) y valemadrista que me gusta mucho. O por lo menos nos entendemos bastante bien.

 

Pareciera que no le queda tiempo para tocar y escribir, pero no es así. Mientras viaja, aprovecha cualquier tiempo para anotar ideas, comenzar una historia o escribir una nueva canción.

No se le acaban las ideas y ha aprendido a canalizar toda su creatividad como escritor por diferentes lados y de diferentes maneras, y eso ha de ser una muy buena catarsis para nuestra generación. Sobre todo en estos tiempos donde uno es juzgado por todo lo que haces o piensas.

 

Paréntesis:
Malditas redes sociales. Le dan voz hasta a los más tontos.

 

Todo era mejor en los 90, cuando no había internet y uno sentía más libertad. Bueno, al menos yo. La verdad es que evadir la tecnología es casi imposible. Sólo tengo un amigo que nunca ha tenido celular en su vida ni piensa tener. Ha sobrevivido así y no se le ven ganas de tener uno. Qué envidia, la verdad. Y de la mala.

 

Para Joselo, la tecnología es importante porque puede llegarle a un montón de gente por medio de sus textos, porque puede estar en contacto con todos aquellos que disfrutan lo que hace y porque él comenzó escribiendo hace muchos años en una plataforma digital como Blogspot, cosa que le ayudó a formarse como cuentista, ya que aunque pertenezca a una banda de rock y haya crecido escuchando punk, es una de las personas más ordenas y decididas que conozco.

 

Yo, como él, quisiera tener la costumbre de apagar 30 minutos al día mi celular, para dedicarme a escribir durante ese tiempo sin pensar en nada más. Pero no puedo. A los 15 minutos me distraigo con la novela, el teléfono o una cerveza y termino con la hoja en blanco.

 

Actualmente, Joselo tiene en mente escribir una autobiografía a la edad de 70 años en la que piensa hablar “de todo” sin tapujos ni pena alguna. Le llaman mucho la atención y es algo que lee con frecuencia, sobre todo biografías de estrellas de rock. Su favorita es la de Pete Townshed, que la escribió a esa edad sin necesidad de una persona que lo hiciera por él.

 

Mientras eso sucede, Joselo está escribiendo otra novela y un cuento. No tiene idea de cómo vayan a terminar, pero está enfocado en escribir y escribir.

 

Joselo no tiene Twitter y apenas abrió su cuenta de Instagram. Si quieren conocer quién es él detrás de los escenarios, les recomiendo seguirlo: @joselo.oso.rangel Mientras tanto, yo seguiré practicando el método de los 30 minutos. Ya les contaré.


Ediciones anteriores

192

Friedeberg

Quisimos ir más allá de las celebérrimas manos de Pedro Friedeberg (Florencia, 1937) para ver qué otro […]

0707
192

Bruno Bichir: la nueva realidad del teatro

En medio de la pandemia, y aprendiendo a reconciliarse con la “nueva normalidad”, Bruno Bichir aprovecha su […]

0307
192

Romance, ópera y arte queer

Pablo Osorio es lo que resultaría de meter en la licuadora el romance de José José, la […]

2206
192

Chula The Clown: conectar con las emociones

Hay una melancolía muy particular en la mirada de un payaso. Su labor —para algunos— es simplemente […]

2206
192

G del Diablo: el rey del porno gay en México

Desde luego que ya había escuchado del infame G del Diablo, de su perfil de Instagram (@gdeldiablox), […]

2605
192

Bendik Giske: la vulnerabilidad de hacer música

Bendik Giske es saxofonista, pero bastará verlo una sola vez en acción, arriba del escenario, para darnos […]

1205
192

Yvonne Venegas para Ago Photo

A estas alturas ya es entendido que la forma en la que vivíamos, trabajábamos y consumíamos cambió. […]

0405
192

Paul Andrew: el relevo de Salvatore Ferragamo

Ponerse en los zapatos del otro. Para entenderlo, para ser empático. Para —al menos por un instante— […]

1304
192

Samantha Flores

“Me han calificado de muchas formas: marica, jota, mariposón, rara, monstruo, enferma y así podríamos seguir y […]

3103