Lucía Uribe

#Alrevés192

2209
texto Lucero Novaro
fotografía Fabiola Zamora
estilismo Luis García Serrano para Ottero
maquillaje y pelo José Carlos Muñoz
asistente de fotografia Daniela Feijoo
asistente de estilismo Carli Sanper

La mañana en la que entrevisté a Lucía Uribe Bracho, supe que la amigdalitis que me tenía sudando frío frente a la pantalla —en donde veía ese rostro tan especial que sólo podría describir como lunar (proveniente de la luna)— era más bien mi segunda infección de Covid en un año. En 30 minutos que pasamos juntas a la distancia, hablando de ficciones audiovisuales —esos cuentos que a ambas nos encanta contar, sobre todo si lo podemos hacer juntas—, me sentí menos sola. Y eso me pasa desde siempre con Lucía, a pesar de que nuestra amistad lleva un par de años construyéndose, su rostro y su mirada, su cuerpo entero y la energía que éste emana, me hacen sentir reflejada en ella, conectada con lo que sus movimientos y silencios transmiten.

 

Desde que tenía 20 años y empezaba la carrera de cine en el CCC, le tengo pavor a las actrices y actores. Ellas y ellos son la materialización de lo que engendramos y soñamos con filmar; son la vasija en la cual se contendrá, o no, el lenguaje, la emoción y la verdad de lo que queremos contar; son el corazón de la ficción, la mirada que se encontrará con la del espectador y la lengua que desenredará las historias que compartimos. Lucía me quitó el miedo a dirigir actores. Escribir personajes para ella —hasta el momento dos—: Julia en Todo va a estar bien (recién estrenada el 20 de agosto) y Carlota en Desenfrenadas (2020), es construir personajes de mujeres rotundas, honestas y complejas.

Lucía Uribe

Este texto lo escribí en medio del caos en el que me encuentro simultáneamente afortunada y desafortunadamente sumergida. Ese caos se parece a la caótica historia de Julia, esa Julia que escribimos en un cuarto de la San Pedro de los Pinos al borde de la vida como la conocíamos y una pandemia inminente. Esa Julia que amé y conocí como a pocos personajes en mi vida y que es un pedacito de todas nosotras, las niñas-mujeres-ancianas de una generación que navega entre el cambio en nuestras pieles tatuadas y gargantas cubiertas por pañuelos abortistas; el vaivén de los mares violentos que azotan a nuestro país feminicida, y la liberación consciente, atrabancada y luminosa de los afectos y los orgasmos de cada una de nosotras.

 

Lucero Novaro (LN): Me gustaría que me platicaras un poco de ti, de tu historial, de tu formación como actriz.

 

Lucía Uribe (LU): Sonará a cliché, pero desde niña tenía una afinidad por la actuación; en la adolescencia el teatro era para mí como un oasis. Yo actuaba en todas las obras escolares, era el lugar donde me sentía libre, como en mi casa. Luego empecé a estudiar Filosofía en la UNAM. Pero en el segundo año me habló Gabriel Mariño, con quien yo había actuado a los 11 años en un ejercicio del CCC; él hacía sonido. Me vio actuar cuando yo era niña y le gustó mi trabajo.

 

LN: Ésa no me la sabía…

 

LU: Conocí a Gabriel (Mariño) a los 11 años y él siempre me dijo que quería trabajar conmigo en algún momento. Cuando tenía 19, me dijo: “pues ya escribí tu peli, ya tengo el dinero”, y filmamos Un mundo secreto —que le fue muy bien en el ámbito festivalero—. En ese momento estaba estudiando Filosofía pero también me iba de oyente a las clases de teatro en la UNAM. Después de filmar Un mundo secreto me metí a estudiar actuación a La Casa Azul. Dije: ”a la chingada, me echo el clavado completo”. Después estuve actuando mucho en teatro, me desconecté del cine, fui asistente de casting varios años, luego directora de casting y eso me dio una perspectiva importante que me ha servido como actriz. Finalmente tuve papelitos por aquí y por allá hasta que llegó Desenfrenadas (la serie) y luego Todo va a estar bien (serie de Netflix que se estrenó el 20 de agosto).

 

LN: No sabía que habías estudiado Filosofía. ¿Cómo sientes que se une la Filosofía con la actuación?

 

LU: Qué preguntón. La Filosofía te ayuda a estructurar tu pensamiento sobre el entendimiento cosmogónico. Siento que de alguna manera hay algo similar en la actuación porque es entender al personaje, salirte de ti. Siempre estás vinculada y actúas desde tus entrañas. Pero también hay algo de dejarte permear por otra manera de ver, otra manera de ser que también existe en la Filosofía.

 

LN: Claro, en la Filosofía se trata de cómo alguien estructura al mundo, y actuar es meterte a alguien o ver el mundo a través de su mirada.

 

LU: Exactamente, es loco porque cuando estaba estudiando Filosofía, lo que me pasaba era que leía a estos filósofos, leía a Kant, y ¿qué dice Kant? Me acuerdo de estar en la biblioteca y pensar: esto es maravilloso y me revitaliza, pero lo necesito sacar de la página, ponerlo en el cuerpo. Y eso es actuar.

Lucía Uribe

camisa Rick Owens para Jet pantalón Lorena Sarabia arete Azúl Malín

LN: No puedo evitar hablar de tus personajes en las series en Netflix que, casualmente, escribí yo. De alguna manera siento una evolución tanto en mí como en ti, en el sentido de que hay un personaje femenino en ambos casos, tanto en Desenfrenadas como en Todo va a estar bien. Son personajes femeninos fuertes, independientes, genuinos. Se salen de los arquetipos y exploran otras cosas. En Desenfrenadas eres una chavita y en Todo va estar bien eres una mujer, una madre, alguien mucho más encaminada. Me hace pensar que estás viajando de una isla a otra en ese mismo barco que eres tú y tu cuerpo. Y de pronto cambiar de universo entre lo cual tienes que volver a ser tú, y después encarnar otro. ¿Cómo funciona eso sin que te haga trizas?

collar envolvente en oro de 18K mediano Tiffany HardWear pulsera ancha en oro amarillo de 18K T1 brazalete angosto en oro rosa de 18K T True

 

LU: Estoy de acuerdo con que son dos personajes en etapas muy distintas de la vida. Para mí es una locura y una bendición. Fue mágico encarnar a Carlota que me conecta claramente con mi yo adolescente, con esta chica absolutamente genuina y divertida, que está en un momento de buscar su voz lejana, pero todavía le falta tiempo para —voy a usar una palabra muy gastada— empoderarse y agarrar las riendas de lo que es y creérsela y decir: soy esto.

 

Es un regalo para mí como actriz actuar personajes que son tan complejos y genuinos, que están tan bien escritos. Y siendo yo la persona que soy, tanto conectarme con mi yo adolescente como conectarme con mi yo mujer fuerte, madura, que es Julia… Siempre está todo dentro de una. Está tu niña y está tu mujer, y está tu viejita, y está tu ser más lúdico y tu ser más oscuro. Siempre está todo y para mí… (voy a llorar) es un regalo que me hayan llegado estos personajes profundos y que además pude entregarles todo lo que cada uno requiere. Pero las dos tienen algo que permiten complejidad, permiten el juego de mi yo actriz.

top Jacquemus para Jet pantalón Versace para Revolver Vintage botines Prada Bone Cuff mediano en plata fina Tiffany colgantes triples en oro de 18K Tiffany HardWear anillo en oro blanco de 18K T True

 

LN: Esta posibilidad de vulnerarte y estar presente es una de las cosas que te hacen una gran actriz, persona y amiga. A veces pienso que la maternidad, por más dura que haya sido para mí, también ha sido un descanso: dejar de vivir para mí y vivir para el otro y el mundo girando sobre ese hije. Y pienso que las actrices y actores podrían sentir lo mismo, un descanso de ser alguien más y de vivir en otro universo y quizá eso te pueda traer enseñanzas sobre tu propia manera de vivir la vida. ¿Es un alucine mío?

 

LU: No puedo decir un sí más grande. Te voy a contar mi proceso con Julia. Tengo una bitácora con notas y fotos de madres, la carta astral de Julia…

 

LN: ¿Qué signo es Julia?

 

LU: Capricornio, obvio, con ascendente en Escorpión. Esto para decirte que en cuanto me dijeron vas a ser Julia, me puse a leer sobre maternidad. A hablar con amigas madres, a conectarme con la energía que yo sentía que era Julia, que son estas amigas madres que tengo. Julia es muy distinta a mí en carácter, pero me empezó a dejar ver el mundo de una forma que jamás hubiera imaginado. En el momento en el que me dieron el papel, le tenía miedo a los niños, no sabía cómo relacionarme, pero la forma en que lo hice con Isabela, que es mi hija en la serie, me abrió un mundo gigantesco. Siento que crecí 10 años.

 

Me acuerdo de que Diego (Luna) me decía: “piensa a Julia como una mujer de 40”, y siento que me hizo crecer de una manera espectacular y no nada más por la situación de Julia, sino también por el tono actoral que era necesario para ella y las escenas complejísimas que estaban escritas. Yo actriz de alguna manera intuía que podía, pero no estuve segura hasta que lo hice. El personaje te pone la vara acá y tú tienes que crecer para alcanzarlo. Por supuesto que te saca de ti, pero te conecta más contigo, con tu ser profundo, y al final es asumirme una persona más poderosa de la que era antes de hacerlo.

pantalón Jacquemus para Jet zapatos Vetements collar envolvente en oro de 18K mediano Tiffany HardWear pulsera ancha en oro amarillo de 18K T1 brazalete angosto en oro rosa de 18K T True

 

LN: El que llegaran estas plataformas —o lo que yo llamo televisión cinematográfica— dando paso a la posibilidad de trabajar con mucha más frecuencia, abrió puertas para actrices, actores, guionistas, directores, todo el gremio. Es la oportunidad de desarrollar personajes, de explorar mundos distintos, un puente a la diversidad en muchos sentidos. Se nos dijo tanto tiempo que el público mexicano no estaba listo para ver, para querer, para comprar, para engancharse, y al final veo el contenido que se está haciendo en nuestro país, con la fuerza del trabajo y nuestra creatividad. Ver los capítulos terminados de Todo va a estar bien —que no creíamos que lo pudiéramos hacer, que nos dejaron, que nos pagaron— que están ahí. ¿Te da esa misma satisfacción, de que no lo crees?

top Lorena Saravia aretes en plata fina Tiffany HardWear

 

LU: Cabrón, cómo te explico que siento completamente eso. Y esta serie y la pequeña respuesta que he tenido de las pocas personas que la han visto (antes de su estreno), es la constatación de que no es verdad que el público mexicano quiera ver estas comedias machistas, misóginas y clasistas. El público, además, se hace. Y el hecho de que tengamos una cultura perpetuando este tipo de ficciones no quiere decir que no se puedan hacer cosas como esta serie: compleja, inteligente, que abre conversación social, política. Porque los personajes no son clichés: me veo en Julia y veo a mil exes en Ruy; veo a mis amigas en Raissa, es una identificación muchísimo más intensa y profunda porque son personajes basados en la realidad y no en estereotipos. Yo le decía a Diego: lo que estamos haciendo no tiene precio, porque que esto salga al aire quiere decir que es posible hacer ficciones, porque además talento hay, simplemente es que esta serie abra la puerta a ficciones mucho más inteligentes.

 

Mira la entrevista completa en nuestra edición impresa, suscríbete en www.revista192.com


Ediciones anteriores

192

Tlacuilo

Tlacuilo despojó a la biblioteca de su lado racional. La misión más imposible está sucediendo: Tlacuilo está […]

1510
192

El llamado de Tiffany & Co.

Vale la pena aclarar la fecha, así como dictan los diarios, porque el tiempo habrá que recordarlo. […]

1410
192

Vanessa Zamora

La honestidad es uno de los pilares más importantes para Vanessa Zamora. Ella compone, produce y escribe […]

1110
192

La Laguna

La Laguna no es solo un espacio que te deja boquiabierto —una manzana entera en la colonia […]

0810
192

Salvatore Ferragamo: Rebase hacia el futuro

La carrera nunca será justa ni suficiente. Nunca podremos alcanzar el futuro; sí imaginarlo. La primera lección […]

0710
192

Diseñadores al revés

Cuando 192 despertaba al medio editorial, en 2008, no habríamos imaginado el fin del mundo que llegó […]

0510
192

Carrera: Dilema Alterno

La elección de unos Carrera: son poderosos, extensos, vistosos, llaman. No es una decisión que se jacte […]

0410
192

Gucci: Nada qué decir

Podemos interpretar las cosas a nuestra manera, crear uno y varios lenguajes, parafrasear, balbucear, rebuscar o ser […]

2909
192

México en la Piel Ed. Al revés

Esta edición de MELP está dedicada a proyectos de diseño que a través de objetos nos cuentan historias.

2009