Tito y Miky

Si se trata de mandar todo ALV, Tito Fuentes y Miky Huidobro pueden ser perfectos interlocutores. Resulta que su banda, Molotov, lleva veintitantos años dominando ese arte. Es más, fue la necesidad de mandarlo todo allá, lejos, el combustible de sus primeros años. Dice Tito: “Mandando a la verga lo establecido en el momento”.

 

La charla de inmediato se centra en lo que ha ocurrido durante los últimos 12 meses. A ellos en lo personal y al mundo. Tito es lapidario al respecto: “Son unos tiempos miserables, pasé sin duda el peor año de mi vida”.

 

Rulo David (RD): ¿Y fue un año de mandar cosas a la verga?

 

Tito Fuentes (TF): Nunca había ido ni con psicólogo ni con psiquiatra. Está divertido para platicar con alguien del psique, pero nunca había tenido que analizar mi inmadurez ni mi ego. Me considero cero mamón, nunca digo: “ay, yo el Vergas”. Sin embargo, el ego de salirse con la mía me dio la marometa. Platicar eso es rarísimo a esta edad. El psiquiatra y el psicólogo me dicen: “es tu actitud la que te hace echar desmadre”, muy cagado, pero la estoy pasando bastante mal.

 

RD: O sea, el año te mandó ALV… TF: El año estuvo de la verga.

 

RD: ¿Y tú, Miky?

 

Miky Huidobro (MH): Pues, ya llevo unos cuantos años así. Pero no lo veo como alguna cuestión tan personal como le está pasando a Mayel (Tito). Yo [hace unos años] me fui de vacaciones, de pronto un día regreso y hay otras personas en mi pizzería, que era una cosa que me tenía con cierta tranquilidad económicamente y a futuro.

 

TF: La invadieron [la pizzería].

 

MH: Y esa misma persona que era mi socio me metió en miles de pedos y todo por confiado y por buen pedo. Fue en 2014, cuando, además, acabábamos de empezar con el proyecto de Tranquiloco [un restaurante de Molotov en la colonia Nápoles]. Y no le echamos tantas ganas. Como banda somos muy buenos, pero como socios realmente no. Tito se gastó un camarón, yo me gasté un camarón, todos nos gastamos un camarón, si le hubieran echado tantitos huevos, hubiera salido.

 

TF: Le eché un chingo de huevos.

 

MH: Sí, pero los otros dos [integrantes del grupo] no. Y ahí empezó a haber como un… Hicieron el [programa de televisión] Lucky Ladies estos güeyes, empezaron a tirar mierda así de: “Ay, ¿porqué no hacen ustedes su programa?”. Se burlaban porque llevaba mi mesa de ping- pong y cosas así como para llevar gente al restaurante.

 

Empecé a hacer una especie de compañía de ping-pong que ahora la conocen en el mundial de ping-pong, y está chingón. Coincidió con que se murió mi perro. Mi primera casa también estaba saliendo de varios problemas, entonces era pagar abogados por un caso, pagar abogados por el otro, y pasan seis, siete años y no avanza nada, no hay nadie que te ayude. Si me pasara algo, no me va a ayudar ni el sector salud, ni el sector privado, es “ráscate con tus propias uñas”.

Tito Fuentes.

Miky Huidobro.

RD: Ahora, el rock puede ser un caldo de cultivo perfecto para no madurar. Puede ser difícil para quienes hacen tantas giras como ustedes porque todo el tiempo los están cuidando, todo el tiempo están echando desmadre, todo el tiempo estás con tus amigos.

 

TF: Además, te hacen inútil. De verdad, de niño, de joven, y por la situación económica, pensé que jamás iba a tener una casa. ¿De dónde iba a sacar para una casa? He trabajado y paralelamente he sido la persona que provee y que está capitaneando. Sin embargo, mi trabajo se trata de una cosa que me encanta y la vida también, o sea, me encanta decir metáforas, analogías, pasarla divertido, ¿sabes?

 

MH: Retomando un poco, porque era a lo que iba: mi año, de 2014 para acá, empezó un bajón en mi vida y cada año se iba poniendo peor. El 2016 fue terrible. El 2017 ya no fue tan de la chingada, pero fue malo. 2018 fue un poco mejor. 2019 más o menos y 2020, llegó la pandemia, pero finalmente pude acabar mi obra en Peña de Bernal. Se metieron a robar a mi casa cuatro veces.

 

TF: Puso cámaras y se las robaron.

 

MH: Entonces creo que el año pasado, a pesar de que fue un año de pandemia, me sirvió mucho porque descansé, dormí lo que no había podido dormir. Me rompí un pie y me operaron el hombro, un chingo de cosas que ya traía atrasadas y no me pareció tan malo en ese aspecto. Sin embargo, estar con un pie roto y un hombro recién operado queriendo salir a chingarle, a amasar la pizza, a hacer la cerveza, cargar las cajas, los barriles, todo ese desmadre, pues sigue estando de la chingada, porque si no, te mueres de hambre y si no tienes esa creatividad…

 

“El rock empezó a desaparecer porque la gente ya no quiere ver un estereotipo del güey del pelo largo, del güey con la guitarra tocándola cuatro horas al día.”

—Miky Huidobro.

 

Para leer la entrevista completa con Tito y Miky, suscríbete aquí.

 

#ALV192


Ediciones anteriores

192

Lucía Uribe

Un ser inspirador que da vida a personajes de mujeres rotundas, honestas y complejas a través de la ficción.

2209
192

Luis Gerardo Méndez

Hablamos del “Estímulo Luis Gerardo Méndez” una fórmula que muta y que es fuera de serie.

1609
192

ELY GUERRA

Hacía tiempo que no sabía nada de Ely Guerra. Un lejano Zion (2019) y un último concierto […]

0809
192

México en la piel: Ocelote

El manifiesto de Ocelote: “La simplicidad es la forma más compleja de expresión”. De ahí que todo […]

2506
192

México en la piel: Napoleón

“Una visión napoleónica para una generación contemporánea”, bajo esa premisa nació Napoleón en 2017.

1506
192

México en la piel: Kris Goyri

La imaginación —y las manos— de Kris Goyri estaban puestas en el diseño, la belleza y la […]

0406
192

La Aldea

¿No sería de pronto increíble poder mandar todo al diablo? ¿Qué pasa si decides dejar la ciudad […]

0106
192

México en la piel: Iker Ortiz

En su experimentación y estilo particulares, es que Iker Ortiz, un apasionado de la arquitectura y la […]

2805
192

Faceswap

Una historia de Ricardo Ramos para nuestra edición Nº 52, ALV.

2605