Al pie de un titán

Amomoxtli

2706
texto Emmanuel Sandoval
fotografía cortesía Amomoxtli

En Tepoztlán, Morelos —ese pueblito mágico del que tanto se habla y del que existen tantos mitos—, resguarda no solo magia y tradiciones ancestrales, sino santuarios rodeados por en titán: el Tepozteco, una zona arqueológica situada a 2 mil 300 metros sobre el nivel del mar.

 

A los pies de este grande se encuentra un hotel boutique llamado Amomoxtli. Originalmente una hacienda al estilo Barragán, el grupo hotelero mexicano Hamak Hotels —responsable de Ikal del Mar y Chablé— creó este destino turístico que puedo definir con una palabra: serenidad.

Amomoxtli significa lugar de magia, y ésta comienza cuando un pasaje repleto de enormes árboles, plantas endémicas y una cantidad inimaginable de hierbas —que son aprovechadas por el restaurante y el spa—, te recibe y deja claro que la naturaleza es sumamente respetada en el lugar.

 

Luego viene esa casona antigua que fue restaurada y que resguarda detrás las vistas de sitio virtualmente perfecto. Una piscina, un bar exterior y las habitaciones, algunas rodeadas de flora endémica, y cuyos espacios —algunas con terrazas privadas— son la epítome del descanso reparador.

Si la experiencia de descanso es excepcional, también lo es la cocina del lugar. Mesa de Origen ofrece una carta basada en la calidad y la frescura de los ingredientes locales —incluso a lo largo de los años han hecho alianzas exclusivas con productores de diversos recursos—; así como la urgencia de ser una cocina honesta y sincera, que al paladar es una fantasía.

Bien descansado y bien comido… ¿hay algo más? Sí, el spa, una experiencia de técnicas prehispánicas que sanan el cuerpo y el espíritu. Una sesión de masaje de piedras calientes que descontracturó mi espalda y relajó mi cuerpo al máximo; y un facial con los aromas más sorprendentes de la región y los cuidados óptimos para una piel limpia, exfoliada y humectada.

 

La experiencia Amomoxtli es así: serena. Regresar a la Ciudad de México nunca se sintió tan bien después vivir los cuidados de este hotel boutique.

 

amomoxtli.com


Ediciones anteriores