Diseñadores al revés

Cuando 192 despertaba al medio editorial, en 2008, no habríamos imaginado el fin del mundo que llegó en 2020 para catalizar toda posibilidad de cambio que estaba ya sobre la mesa. Lo que hoy entendemos como moda, entonces habría sido considerado una indisciplina… una antimoda, el fin de las temporadas como la norma, la alerta máxima por una moda consciente y, sobre todo, el tema que atiende este texto: en los últimos años nos hemos dado cuenta de la importancia que tiene conformar un entorno colectivo, más allá de la moda, de disciplinas creativas que se cruzan y dialogan para coexistir como una red significativa. Sin comunicación intergeneracional y transdisciplinar, hoy no habría una “escena” en el territorio mexicano. Del contrapaso se ha obtenido progreso.

 

No hay instructivos para sobrevivir en las industrias creativas, aún así vemos llegar nuevas generaciones al sector, rebosantes de novedad como lo fueron las anteriores. ¿Qué se está diseñando hoy? ¿Cuáles son las insuficiencias? Algunos de los diseñadores más consolidados de este país han sido sus docentes; en otros casos se conocieron por Instagram. Los nuevos nombres son clientes de los consagrados. También al revés.

Las siguientes son duplas creativas que representan dos olas generacionales de la disciplina de la moda en México. Cinco direcciones creativas muestran a cinco nombres emergentes que están trazando el porvenir de la industria mexicana.

 

Carra & Simple by Trista

 

Giovanni Estrada y Alexis Meza dirigen Simple by Trista, marca que se ha establecido desde 2011 por su distintivo balance entre la estética industrial y el cuidado artesanal. Su primer acercamiento a Carra fue a través de Fernanda Carrillo, clienta de la marca. “Es una gran artista”, comenta la pareja. “Nos dimos cuenta de que, junto con el artista Miguel Ángel Carrera, inició esta nueva marca de joyería y nos encantó por su acercamiento a la materia desde la práctica artística; nos parece que rompen con los moldes del diseño tradicional”. Las piezas de Carra están hechas de vidrio borosisilicatado; su propuesta tiene guiños a la mexicanidad, como los anillos con toques verdes y azulados que bien podrían recordar a los vasos de vidrio soplado que forman parte de nuestro imaginario artesanal. Para Giovanni y Alexis, Carra es atemporal y versátil, “admiramos su exploración de técnicas e innovación en materiales. En Simple by Trista también nos gusta experimentar con los materiales y sus diferentes procesos, procurando que nuestras piezas tengan un carácter sobrio, atemporal. Por eso creemos que nuestros proyectos están en sintonía.”

@carra_____ | @simplebytrista

 

Omar Ruiz & Francisco Cancino

 

¿Qué es, de cualquier modo, un talento emergente? Para Francisco Cancino va más allá de una categoría mediática: “requiere tener algo qué decir, un desarrollo de propuesta a nivel discursivo y a nivel de silueta. Un nuevo creador puede considerarse emergente cuando propone algo nuevo, con atisbos de irreverencia que nos permitan encontrar la veta de algo diferente y fresco”. El trabajo de Omar Ruiz, de la marca Omaruiz, cumple con estos requisitos. “Tiene un ADN muy especial, claro y novedoso, aporta algo nuevo a la industria local. Tiene que ver con ideas pueriles, prístinas, divertidas; es una marca funky, colorida, que explora un universo un tanto infantil y nos permite entender a una nueva generación de mujeres jóvenes”.

La dirección creativa de Francisco Cancino para su marca homónima ha entregado colecciones ancladas en geometrías arquitectónicas, movimientos artísticos y el espíritu de mujeres admirables del entorno creativo. En el trabajo de Omar ha encontrado una verdadera aportación estilística. “Yo, por ejemplo, entrego mis piezas y dejo que alguien más las integre, no porque no quiera hacerlo, prefiero no involucrarme”. En cambio Omaruiz “se está dando permiso de llevar su marca hacia donde él quiere, permite que su moda sea fluida, dinámica y libre. Se abandona al placer del diseño y eso me encanta”.

@omaruizofficial | @c.a.n.c.i.n.o

 

The New Black & Iker Ortiz

 

En 2017 Alberto Dávila, diseñador industrial, se encontraba trabajando en los talleres de joyería de Iker Ortiz, joyero de oficio, cuya familia ha estado en el negocio durante cuatro generaciones. Iker saltó de la tradición familiar en 2005 a conformar una propuesta propia, destacada por sus riesgos estéticos. Sus piezas, inconfundibles, respiran contemporaneidad, al mismo tiempo, Iker Ortiz ha encontrado inspiración en las piezas de joyería de Alberto Dávila. “Hay algo en las piezas de Alberto que me llaman muchísimo la atención, especialmente porque es arriesgado, se avienta a experimentar, a ser un gran maximalista y creo que le funciona perfectamente. Su obra es punk, atrevida, me fascina y es algo que yo no tengo”.

A diferencia de Iker Ortiz, The New Black Jewelry es un proyecto dirigido al mercado del arte. Sus piezas están disponibles en la Galería Sienna Patti en Nueva York, y están dotadas de una perspectiva industrial y urbana. “Alberto es un original en todo lo que hace”, dice Ortiz. “A pesar de que fuimos maestros para él, ha sabido crear una estética única que no imita nada de lo que hizo antes”.

 

@new_black_js | @ik_iker

 

Paz Novelo & Carla Fernández

 

La moda carece de ideología, lo dicen los pensadores. Pero hay casos verdaderamente excepcionales por revisar, como el de Carla Fernández. Imaginemos que la diseñadora —activa desde 2000, reconocida por el Premio Príncipe Claus en 2013 por sus aportaciones a la cultura; pionera en los procesos sustentables en Latinoamérica y, de paso, con diseños hechos a mano que son una forma de milagro— te ofrece expresamente un corazón en Instagram. Imaginemos que, detrás de todo eso, también hay ideología.

 

“A Paz Novelo la conocí en Instagram. La primera vez que la vi físicamente fue en el día de esta sesión de fotos. Me gusta mucho su propuesta, es urbana pero a la vez artesana. Directa y disruptiva. Me encantan sus mensajes, como éste que dice «todo se fue a la mierda y estamos bien» en una de sus prendas.”

El sentido del humor jaspea las entregas de la diseñadora nacida en Mérida. Uno que, de acuerdo con Fernández, tienen muy pocas marcas en México. Algo cercano al humor es el comentario político. El verano pasado, Paz publicó en sus redes sociales una instantánea que muestra algo más que una gabardina de su autoría. La modelo sostiene una pancarta hecha de cartón que dice [sic]: “Ya wey, estamos hasta el orto de tu racismo, machismo, clasismo, y tus demás ismos”. El gesto recuerda a “Moda en resistencia”, la línea de prendas de protesta que Carla Fernández realizó en 2017 con mensajes dirigidos a la administración de Donald Trump.

Dos miradas particulares, algunas convergencias. Así lo ve Carla: “Me parece que la propuesta de diseño de Paz es muy distinta a la mía, por eso me gusta mucho; la diversidad es lo que más me interesa. Lo que sí creo que podríamos encontrar en común es que es moda para personas que se atreven a usar cosas distintas, que a través de la moda hacen su propio manifiesto y no buscan marcas homogéneas.

 

 

Lick Diablo & Ocelote

 

¿Qué tienen en común la psicodelia translúcida de Lick Diablo con las prendas feroces y arquitectónicas de Ocelote? Por una parte, el pensamiento libre de género. César Flova, fundador de esta última, encuentra otra similitud en la estrategia de producción: “Tamara Guirao, al frente de Lick Diablo, empezó con esenciales que no son convencionales, pero que pueden ser incluidos en la vestimenta de diario”. Se conocieron trabajando, desde entonces se han apoyado mutuamente. “Tamara tiene una voz muy fresca, valiente y arriesgada para ser una voz nueva. Eso es muy importante para el mundo de la moda”. Lick Diablo se dio a conocer por su joyería acrílica hecha a mano, como las piezas geométricas que realizó para el desfile de una de las colecciones de Cynthia Büttenklepper; adicionalmente sus prendas destacan por el trabajo estampado. “No cualquiera que comienza con una marca se aventura a lanzar sus propios prints, creo que eso es algo maravilloso”, anota César.

El ADN de una marca es uno de los puntos a tocar entre incubadoras de talento y medios especializados. Sin embargo, para el creador de Ocelote hay peligros en esta noción. “Para mí, esta idea fue un parteaguas, algo que por mucho tiempo tratamos de cuidar en Ocelote, pero creo que no debe ser una limitante. Es importante que todos los creativos consideren esto. Incluso en términos personales: primero descubre quién eres y después siéntete en libertad para crear”.

 

@lickdiablo | @ocelotenet

 


Ediciones anteriores

192

Parque Quetzalcóatl

Parque Quetzalcóatl En un pasado —y ni tan lejano— imaginábamos un esquema sobrepasado de tecnología para el […]

1301
192

Carta Editorial: “#AL REVÉS”

192 siempre ha ido al revés de una forma muy positiva. A 192 la han hecho sus […]

0712
192

Lizeth Selene: Rave energy!

Inspirados en la cósmica y explosiva colección de María Escoté para Desigual, y en una generación que […]

2211
192

FLESH

[ F L E S H ]  

1511
192

“Sé verla al revés”

Sé verla al revés ¡no deseo yo ese don! [insiste]. La ruta nos aportó otro paso natural… […]

0911
192

Proyectos chinamperos

Los xochimilcas vivos y los muertos sueñan con flores. “Mi madre me contaba que de niña las […]

0211
192

Xochimilcas: los eslabones que guardan la claves del vergel

Al final volverían las mariposas… o cómo Xochimilco guarda la memoria del buen vivir (en la ciudad) […]

0211
192

Bárbara Sánchez-Kane

Tul, botas vaqueras. Una chaqueta de piel con hombreras-monederos. Una instalación llamada Prêt-À-Patria en la que retumba […]

2510
192

Tlacuilo

Tlacuilo despojó a la biblioteca de su lado racional. La misión más imposible está sucediendo: Tlacuilo está […]

1510