Hombre Único

Studio Scappino

1705
texto Emmanuel Sandoval
fotografía Isaías Zavala
modelo Genaro @ Bang Management

Cada hombre tiene una personalidad distinta y única. En su forma de vestir demuestra quién es, cuáles son gustos y cómo quiere que el mundo lo reconozca.

 

A lo largo de la historia, su estilo se ha visto influenciado por las costumbres de las clases altas, como las de la sociedad francesa, que previo a la Revolución Francesa, impuso en los hombres vestimentas complicadísimas, zapatos con tacón, pelucas y maquillaje.

 

El movimiento de liberación —con la caída de Luis XVI y María Antonieta— fue el heraldo del fin de una era cargada de excesos, que permeaba la forma de vestir de hombres más allá de las fronteras francesas. En Inglaterra comenzó un movimiento inspirado en la simplicidad de la vestimenta de los caballeros del campo. Saville Row, la calle más famosa del distrito Mayfair en la capital inglesa, se convirtió en el bastión desde el que se defendía la idea de crear un nuevo caballero.

En Italia, especialmente en el sur, los hábiles sastres también comenzaron a crear prendas para el armario de un hombre elegante que buscaba piezas que le permitieran realizar sus actividades sin ninguna restricción.

 

Tras el fin de la Primera Guerra Mundial, y después de la austeridad de materiales para la manufactura de ropa, surgieron firmas que buscaban revivir la tradición perdida debido a la guerra. Una de ellas fue Scappino.

 

Hacia el final de la década de los 20, Domenico Scappino fundó en Turín, Italia, una firma especializada en la confección de corbatas —ellos fueron los creadores del nudo Scappino, también conocido como Windsor—, pañuelos, bufandas y otros accesorios.

Poco a poco se fueron diversificando sus productos, pero todos bajo la misma batuta: vestir caballeros. Scappino, incluso, se convirtió en la marca oficial de la Casa Real Italiana —Emanuele Filiberto de Savoia, príncipe de Piamonte y Venecia, es su embajador global en la actualidad—.

 

Muchas cosas han cambiado a lo largo de la historia de la moda, entre ellas la idea de que los hombres tienen que recurrir a un sastre para que este cree cada una de sus prendas. Y esto es precisamente lo que Scappino quiere recuperar: la tradición del servicio be spoke, que busca encontrar en cada hombre su personalidad y crear para él prendas únicas.

Así es como nace Studio Scappino, un servicio de camisería hecho a la medida que quiere recuperar, entre muchas otras cosas, la experiencia de elegir cada uno de los elementos de una prenda y que ésta sea hecha solo para ti.

www.scappino.com


Ediciones anteriores

192

Break Free: adidas adicolor

Existe una dinámica de vida que nos devora de manera inconsciente: la rutina. Ese ciclo, se repite […]

1408
192

Brooks Brothers del retail al .com

Si Henry Sands Brooks se hubiera imaginado la paradoja de comprar por internet, seguro hubiese sido el […]

0808
192

Código Berlín

Un par de lentes es la última pieza del rompecabezas. Aunque parezca ser un accesorio tan pequeño, […]

0508
192

Los tesoros de un armario: FARFETCH + TROQUER

Cada año se desechan aproximadamente 12 millones de toneladas de material textil. Imaginemos la cantidad interminable de […]

3107
192

21st Century Dreamers

  Perseguir tus sueños implica hacer sacrificios. Dejar tu hogar, familia, amigos o mudarse incluso a otra […]

3007
192

Back to School: C&A

La nostalgia es sin duda uno de los componentes que le ponen sentimiento a la vida. Por […]

3007
192

Intimidad Desigual

Tienen la habilidad, el encanto diría yo, de reunir mentes poco comunes, auténticas, esas que en el […]

1907
192

Quebrantar las reglas: Uniformes y moda

Advertir que existe al menos una exposición dedicada al repaso histórico de uniformes, es un buen punto […]

1907
192

Me, myself & I

Frente al objetivo de una cámara aparecen ellas. La luz es tenue, la intimidad se desvanece. Una […]

1807