La moda en el cine, más allá de la superficie

El relato a través del textil

1706
texto Pamela Ocampo

El interés por la moda y el estilo es determinante en el proceso de redefinición de un personaje en la industria cinematográfica. Las incursiones que se realizan “a cuadro” derivan de una necesidad de comunicar a través de los materiales y de un afecto por las cosas sencillas. En este contexto, la moda en el cine no es meramente un adorno superficial, sino un lenguaje que añade profundidad y significado a la narrativa visual.

 

Descubrir las posibilidades expresivas de la moda en el cine nos lleva a reconocer la importancia de una caracterización auténtica en una película. Esto incluye el vestuario de época, las piezas de diseñador o las joyas de grandes casas de lujo previamente seleccionados por el Director de Vestuario. La moda en el cine permite a los espectadores identificar las particularidades o intereses de un personaje a través de lo que porta, convirtiéndose así en un reflejo de su identidad y contexto social. 

Nocturnal Animals, cortesía de Focus Features

 

La moda en la pantalla grande a veces susurra, otras veces mantiene un diálogo elocuente con el espectador y, en otras ocasiones, grita de manera contundente al desplegar un logo particular. Una caracterización real que no se puede ocultar, plantea la pregunta: ¿qué es lo real a la hora de vestir? El estilo en el cine nos enfrenta a cuestiones de mayor relevancia de forma más íntima. La variedad de vestimenta y diseños que permanecen en la memoria con tanta fuerza y vigor marcan un hito en la historia de la moda cinematográfica.

 

Un ejemplo de esto es la obra de Tom Ford, tanto en su carrera como diseñador de moda como en sus incursiones en el cine con películas como A Single Man y Nocturnal Animals. En estas películas, la moda no solo sirve para vestir a los personajes, sino que se convierte en un elemento narrativo crucial que habla sobre su estado emocional y psicológico.

A Single Man, cortesía de The Weinstein Company

Nocturnal Animals, cortesía de Focus Features

 

Otros ejemplos memorables en la pantalla grande, el vestuario diseñado por Judianna Makovksy para Great Expectations de Alfonso Cuarón, y donde seleccionó el trabajo de la diseñadora Donna Karan, quien vivía su mejor momento dentro la moda americana de los 90. Para Breakfast at Tiffany’s, el icónico vestuario diseñado para Hubert de Givenchy para Audrey Hepburn ha dejado una huella indeleble en la historia del cine y la moda.

 

La moda puede ser el personaje principal más allá de la caracterización. En Legally Blonde, por ejemplo, Elle Woods resuelve un caso crucial al identificar que unos zapatos Prada eran de la temporada pasada, para demostrar cómo el conocimiento de la moda puede ser una herramienta poderosa en la narrativa cinematográfica. Este ‘juego superficial y frívolo’ de la moda, se convierte en una forma de comunicación clara y precisa, algo que trasciende el mero acto de vestir.

Great Expectations, cortesía de Amazon Prime Video

Breakfast at Tiffany’s, cortesía de Paramount Pictures

Legally Blonde, cortesía de MGM Studios

 

Y en estrenos recientes, para Challengers, el director Luca Guadagnino colaboró con el diseñador Jonathan W. Anderson para destacar la importancia de la moda en la creación de un ambiente, personaje y un momento específico. Detalles como un gran bolso Loewe combinado con alpargatas de Chanel y un reloj Tank de Cartier para Tashi Donaldson, papel que interpreta la espectacular Zendaya, se convierten en acentos que entablan una conversación que termina en otro plano, para proporcionar una capa adicional de significado a la narrativa visual.

 

La moda en el cine es una herramienta poderosa que permite extender los dominios de la moda más allá de las pasarelas, llevándola a un terreno donde se convierte en una parte integral de la narrativa. Este lenguaje visual no solo adorna, sino que comunica y enriquece la experiencia cinematográfica, permitiendo a los espectadores conectar con los personajes y las historias de una manera más profunda y significativa.

Challengers, cortesía de Warner Bros Pictures

Challengers, cortesía de Warner Bros Pictures

 

Y para ustedes, ¿cuáles son sus momentos favoritos de la moda en el cine? 




Ediciones anteriores

192

Noonrise: vestimenta atmosférica

Diríamos que Noonrise es sofisticada, como una segunda piel hecha para abrazar la individualidad de cada persona. […]

1607
192

H&M Studio: El interludio de las estaciones

El andar de las estaciones trae consigo un sinfín de cambios y posibilidades, en los que la  […]

1307
192

MUBI Fest: Una reunión en nombre del cine

“Ve gran cine” declama MUBI, la plataforma de streaming, productora y distribuidora de películas que entiende que […]

1007
192

Rincones

falda amarilla y total look rosa María Ponce camisa Adolfo Domínguez vestidos y falda María Ponce blusa […]

0907
192

Las Ballerinas que hicieron historia

Hay una secuencia memorable de la actriz Audrey Hepburn en la película Funny Face que marcó un […]

0807
192

Everyone is Watching: SKVM Violante en IKAL

El camino que ha trazado Sussan Violante aka SKVM Violante, con su marca, ha sido guiado por […]

0507
192

Encuentro

De lo sutil, lo natural y la simpleza, al suplicio. La imposición, el canon o la norma, […]

2106