Pardo Yachts: una storia italiana

1103
texto Emmanuel Sandoval
fotografía Alberto Rebelo
fotografía de portada cortesía de Pardo Yachts

Un yate es el epítome del lujo. Un Pardo Yacht es el símbolo de la excelencia y del confort; la prueba de que la tecnología, el saber hacer, el perfomance y el estilo caben en una sola embarcación. 

En 2016, Cantiere del Pardo, una de las armadoras —italiana— de yates más prestigiosas del mundo, comenzó a manufacturar una línea de embarcaciones con una minuciosa atención al detalle, calidad suprema de todos los materiales que utiliza, una apreciación al diseño y el lujo, así como al rendimiento y la velocidad.

Para quienes no somos expertos en ingeniería naval, comenzar a explicar las características técnicas de una de estas maravillas es más que complicado. Que si los dos motores Volvo que alcanzan hasta 800 caballos de fuerza, que se traducen en una velocidad de 35 nudos, en crucero. Que si la velocidad constante y uniforme que puede llevar una aeronave en condiciones normales de presión y temperatura—, y hasta 52 nudos de máxima velocidad.

 

Que si el Pardo 50, la embarcación más equipada de la firma, tiene una longitud total de 16.25m, una manga —la medida de estribor a babor— de 4.95m, y 0.80m de calado —la profundidad de la embarcación en movimiento—. Además de estos tecnicismos, un Pardo 50 tiene múltiples comodidades: 2 camarotes y 2 baños, cocina equipada, jet ski y 50 elementos más. 

Todas estas especificaciones técnicas las puedo traducir en lo siguiente: dar un paseo en un Pardo 50 es como volar sobre el agua. No hay movimientos bruscos; a pesar de las condiciones del viento de una tarde en el Mar Caribe. La nave parece deslizarse como mantequilla en un pan caliente. Estabilidad superior y una comodidad en proa y popa —todo manufacturado en piel—. Media hora, recorriendo el litoral de Isla Mujeres, Quintana Roo, en la que experimentamos eso que unos pocos tienen oportunidad: viajar a bordo de un Pardo 50, fue la prueba máxima de que el lujo sí existe. 

pardoyachts.com


Ediciones anteriores

192

Bienvenido a casa: Dos Casas Hotel

Todo lo que habita en San Miguel de Allende merece la pena ser explorado. La ciudad  —que […]

1810
192

Life’s a beach

Sol, surf y arena: los únicos elementos necesarios para escapar victoriosamente de los pendientes citadinos y retirarse […]

1707
192

Bitácora: 48hrs. con Cartier día 2

Día 2. a.m. Éléfant Panam School Dance y L´Opéra de París.   En 10 minutos, Karl Paquette […]

1804
192

Bitácora: 48hrs. con Cartier

Día 1  a.m. La Galerie Print & Vinyl / Online & Digital Gigantes literarios / Títulos vanguardistas […]

1704
192

Un manglar y 7 tiempos

  Para llegar a cenar a Ocumare hay que hacer un pequeño recorrido en la oscuridad, en […]

0712
192

Acabamos un viaje en Varanasi

Al llegar a Varanasi, o Benarés, India, ahí empieza todo. Desde su propio nombre se plantea la […]

0312
192

Centro Ceremonial Otomí

DE BOTZANGA A GAGARIN A pesar de la monumentalidad real de su arquitectura, paradójicamente no es su […]

3105
192

Lunes on the Road

  Si por mi fuera, hablaría de valores primitivos y fundamentalistas al referirme a San Andrés, la […]

1907
192

Panorama

  Me gusta el arte cuando no te aplasta, ni te rebasa; cuando una pieza no tiene […]

2305