Safe Space: Meditación a prueba de incrédulos

¿Por qué le llaman un sitio seguro?

1105
texto Danaé Salazar

No me gusta meditar. La palabra en sí me hace desconfiar, a veces me da náuseas. La verdadera razón de esta repulsión es que me siento incapaz de meditar: nunca logro concentrarme o adentrarme en una meditación más de 5 segundos sin que mi cabeza se vaya a cualquier sitio; el aquí y ahora —pilar de toda meditación—, el presente o el permanecer solo en tu respiración, me parecen tareas tan imposibles.

 

Hace unas semanas recibí una invitación para ir a un nuevo espacio de meditación y, obviamente, había que hacer la práctica. “Es una meditación guiada”, me dijeron. No tenía ni la más remota idea del significado de esa frase. Para mi meditar es respirar y tratar de mantener la mente en blanco, sin pensamientos. Lo único que me llamó la atención de la invitación es que sucedía en Proyecto Prim, un sitio al que le tengo especial cariño y que cada vez que entro me pasma. Traté de esquivar la invitación y postergarla pero insistieron tanto que al final acepté ir, casi por compromiso.

Llegué puntual a Safe Space a las 9:00 hrs. de un día sin importancia. Me recibió la majestuosidad de una casa vacía y en ruinas, preciosa. Mónica me guió a un cuarto de luz ámbar y alfombra de borrego. Ahí había que dejar el celular y los zapatos, dos objetos sin los que hoy en día no podemos sobrevivir. Después me llevó a otro cuarto donde ocurre la meditación (y la magia).

La descripción que sucede a continuación nunca se acercará al momento —debo decir momentos, porque he regresado varias veces— que se vive en Safe Space. Tampoco me apetece decir demasiado, realmente creo que vale la pena que cada uno se sorprenda con su propia experiencia.

 

Un vacío glorioso con estímulos visuales dilatando la pupila, seguidos por la serenidad de una voz que te acompaña por varios minutos. Flor de loto estática. Se me durmió un pie, luego el otro, y aún así todo seguía en su lugar. Mi respiración era pausada y constante, la sentía ir y venir mientras flotaba por pasajes hermosos, de otro mundo. Luego me fui sola a la profundidad. Cuando regresé anoté unas letras que después me tatuaría en el brazo derecho. Veinte minutos más y el viaje había terminado. Me levanté y caminé a la salida. Fui feliz.

La meditación en Safe Space es diario en horarios de 8:00 y 9:00 hrs. Para asistir tienes que apartar tu lugar en safespace.net.


Ediciones anteriores

192

Pedro Reyes: Sociatry, la nueva exposición del artista

Pedro Reyes – Sociatry   La exhibición Pedro Reyes: Sociatry muestra dos posiciones artísticas desde Latinoamérica que […]

2304
192

Material Art Fair Vol. 8

Material Art Fair 8 La necesidad de mirar y consumir arte es inminente, la apertura a espacios […]

2004
192

El juego de Urs Fischer

Urs Fischer se mueve con nervio en la conferencia de prensa que daría el banderazo oficial de […]

0804
192

mool es calidez, simplicidad y funcionalidad en muebles

La mexicanidad en terrenos del diseño en México es una expresión que a diferencia de otros rubros […]

0604
192

Residencia Patrón

Volvimos de la ciudad de Nueva York. Fuimos a mostrar un cachito de nuestro México. Dos días completos […]

3103
192

Experiencia Verdesalvia en Hotel Anticavilla

En plena primavera viene a bien presumir de los dotes de Cuernavaca como un portal a una […]

2503
192

House Of Vans: Mujeres compartiendo su voz

La visibilidad es parte del reconocimiento. Los espacios, las comunidades aliadas, la certeza de que se trabaja […]

0403
192

FLESH

[ F L E S H ]  

1511
192

Maison Diez Company, una oda a la iluminación

Maison Diez Company es un homenaje a la luz, propiamente a la iluminación y su relación con […]

1111