Sobrevivir: Pamela Echeverría

Diez voces de las industrias creativas en México

1310
texto Fabiola Zamora
fotografía Rodrigo Navarro para EME Laboratorio de Arte
asistente de fotografía Juan Luis Lemus

En la industria del arte, la que pareciera inquebrantable, el virus también diseminó caos e incertidumbre. Entre los impactos más contundentes está el cierre del espacio público, afectando a galerías, museos y ferias de arte, motores indispensables para su funcionamiento a nivel cultural y como negocio. Pamela Echeverría, cabeza de la galería LABOR, nos platica cómo ha llevado estos meses de pausa obligada, cómo ha actuado ante la forma tan violenta e indiscriminada con la que nos vino a sacudir el COVID-19, y la huella y el cambio que dejará al artista, al espacio cultural y a nosotros como individuos.

Fabiola Zamora (FZ): ¿Tuviste tiempo y conciencia de prepararte de alguna forma a la llegada del COVID-19 a México, tomando en cuenta que veíamos todo lo que iba sucediendo en otros países y cómo inevitablemente se acercaba a nosotros?

 

Pamela Echeverría (PE): Evidentemente estábamos enterados desde noviembre, desde Wuhan, China. Se nos pararon mucho más las antenas cuando llegaron los problemas a Italia en febrero. Tengo familia en Bérgamo, una de las ciudades a las que les fue peor; las experiencias que me compartían eran desoladoras: camiones con cadáveres, el no saber qué hacer con tanto cuerpo. Ahí entendí que la cosa venía fuerte. Sin embargo acababa de pasar Zona Maco y nos había ido muy bien, así que al menos teníamos un buen colchón para tener paz mental, estar alertas, tranquilos y ver con calma hacia dónde y cómo movernos.

 

FA: ¿Cómo afectó al negocio del arte?

 

PE: La caída del precio del petróleo fue tremenda porque afectó el bolsillo del .01%. Tuvimos la suerte de estar bien económicamente para poder armar un esquema de sobrevivencia con gastos básicos. Estuve muy pendiente de los mercados y de cuáles eran las industrias que estaban vendiendo: Netflix, well being, la construcción. Me sorprendió mucho que Inditex perdiera tanto dinero por primera vez, y mucho dinero. La llegada de Zoom, dando portazo. Y, al mismo tiempo, el primer mes fue de mucho descontrol emocional, de hecho creo que la siguiente crisis va a ser mental, psicológica. Te acabé hablando de mí y no del negocio del arte, aunque se lee entre líneas, lo que creo es que no hemos visto nada de la desaceleración aún. Creo que va a cambiar, a bajar, y mucho. No sé cómo, nadie lo sabe. Pero tendremos que adaptarnos.

 

FZ: ¿Cuáles fueron las primeras medidas que tomaste ante la situación, como persona y como galerista?

 

PE: La primera decisión que tomé como persona fue la de hacer yoga todos los días, pues sabía que era lo único que me mantendría estable emocionalmente y con los pies en la tierra. Después me dedi- qué a hacer con mi tiempo lo que nunca podía hacer por no tenerlo: aprendí a hacer tortillas desde cero, hice pasta, cociné comida china, tailandesa. Cociné todo, subí siete kilos, hice salsas, mermeladas.

 

Y los mails pararon. Pararon por completo. Mucho más en marzo, cuando Europa estaba encerrada con miles de muertos, al tiempo que los casos empezaban a subir en Estados Unidos de manera exponencial. Como galería, lo más importante fue que toda la gente que trabaja con nosotros, los artistas, todos, estuvieran bien, en su casa, y que no les faltara nada.

 

 

“Por una parte, estoy contenta de que las cosas se hayan vuelto un poco más lentas. Ha sido muy interesante volver al contacto uno a uno. Me interesa mucho el arte del debate, que siento que se ha perdido mucho. La gente tiene miedo de expresarse, de decir lo que piensa por miedo a que lo crucifiquen y lo califiquen de idiota. Me parece gravísimo. Y todo eso se está recuperando poco a poco.”

 

Para leer la entrevista completa con Pamela Eheverría, suscríbete aquí.

 

#Sobrevivir192


Ediciones anteriores

192

México en la piel: Collectiva Concepción

“La industria de la moda —desde hace un par de años— está viviendo un proceso en el […]

2310
192

Sobrevivir: Elena Reygadas

“Hay que fluir como un bambú”, me dice Elena Reygadas casi al finalizar nuestra entrevista. Me quedo […]

2210
192

México en la piel: PAC

Paola Alvarado, PAC En medio de la crisis, Paola ha tenido que poner en pausa su creatividad […]

2110
192

Sobrevivir: Rodrigo Feliz

“Espero no decepcionarte con esta entre- vista, pero no tengo muchas respuestas concretas sobre lo que va […]

2010
192

Pinea Covalin, del pasado que nos define

Pineda Covalin —fundada en 1996 por Cristina Pineda y Ricardo Covalin— también ha trabaja- do de manera […]

1910
192

México en la piel: Arkatha

Arkatha, el proyecto de las hermanas Navarro —que este año cumple ocho—, ha sido siempre íntimo y […]

1610
192

Sobrevivir: Carlos Couturier

Carlos Couturier, uno de los socios fundadores del proyecto, habló con nosotros sobre los cambios —radicales— y […]

1510
192

México en la piel: Ocelote

“Pensar en la palabra quiebra fue durísimo, pero había una posibilidad de que Ocelote cerrara al principio […]

1310
192

Louis Vuitton, el tiempo es relativo

¿Qué pasaría si el pasado pudiera mirarnos a los ojos? Esa pregunta fue la génesis de la […]

1210