Goodbye Folk

Una boutique vintage con prendas para hombre y mujer

1001
texto Moisés Humberto Tehuitzitl Márquez
retrato Lorena Escobedo

 

Hay un tiempo en la vida de algunos, en el que tenemos que detenernos en frío, como con una parálisis simbólica, para poder observar lo que se mueve alrededor. Son momentos de ánimo, decisivos, los parteaguas, los chingones y, sobre todo, los que dan miedo. Pero también los que te empujan. Es cuando algo te dice que la única forma de ver lo que hay del otro lado es saltando. Y saltamos.

 

Ese momento decisivo sucedió en 2008. En ese año, todos los que aparecen a continuación tuvieron las agallas —porque hay que ser valientes— de iniciar el proyecto que cambiaría su vida. Al lado de ellos celebramos 10 años de trabajo, de golpes con chispas de gloria y de sorpresas que saben a orgullo propio, del bueno, del neto.

Retrato Lorena Escobedo

 

Abrí Goodbye Folk sabiendo que en ese entonces no existía una boutique vintage en la ciudad. Nos instalamos en Colima 198 después de una larga remodelación del local, y mucho dinero tirado a la basura en una construcción mal supervisada. Hace 10 años, la colonia no era nada de lo que es ahora. No había la cantidad de restaurantes, bares y galerías que hay hoy, aunque poco a poco se llenó de gente, artistas y turistas caminando en las calles. Todo mundo se quería mudar a la zona.

 

Desde el principio estuve metido en la tienda más horas de las que me hubiera gustado. Prácticamente todos los días, todo el día, hasta un punto agotador. Le dediqué sangre, sudor y lágrimas; entonces me di cuenta de que necesitaba un equipo. No tenía idea de lo que era contratar gente y tener que pagar un salario, pero desde ahí empecé a construir un grupo de personas sin el que esta aventura, llena de altas y bajas, no habría sido posible.

Después de 10 años, el reto más grande ha sido superar el sismo de septiembre de 2017. La fachada de nuestro edificio se derrumbó y de un día a otro nos quedamos sin lugar de trabajo. Durante esos días dormimos afuera del local para evitar que se metieran a robar los chacas, hasta que un día pasó una señora, me saludó y me dijo que conocía la tienda porque a sus hijos les gustaban nuestros zapatos. Después me platicó que tenía un local desocupado a un par de cuadras y me ofreció ir a verlo.  El espacio era perfecto para nosotros.

 

Nos tardamos tres o cuatro días en trasladar todo el inventario, con el riesgo de que la construcción se fuera a colapsar. Si no hubiera sido por las ventas online, no sé cómo hubiéramos sobrevivido esas semanas. Nunca habíamos vendido tanto por internet, pero la gente se solidarizó y en redes nos ayudaron muchísimo. Cuarenta y cinco días después abrimos una tienda nueva en la calle de Córdoba, y aquí seguimos. Afortunadamente nunca he estado solo. Tengo un equipo detrás que me respalda. Por eso digo que el universo, o Dios, siempre me hacen el paro.

 

Goodbye Folk es una tienda de prendas vintage para hombre y mujer. Además de playeras y chamarras de cuero, piezas de mezclilla y accesorios, hacen sus propios zapatos y botines en piel.

Conoce más proyectos que nacieron a la par de nosotros:

 

La Metropolitana / Patisserie Dominique / NRMAL / MANCANDY  Reptilectric de Zoe Vice / Tercerunquinto / Todo nada


Ediciones anteriores

192

Los Bimbaders de Bimba y Lola

Criaturas diversas y un tanto exóticas —pertenecientes al universo digital—.   La osa BAF, el gato BOH, […]

2201
192

Gucci of course a horse

¿Qué sueña Alessandro Michele, que no pueda llevarlo a la realidad? Bueno, parece que nada. La persecución […]

1301
192

El zapato 192

Entre múltiples opciones de oferta académica del verano pasado, la Universidad Jannette Klein ofreció un taller de […]

0701
192

Who loves different?

Lenguaje visual explosivo y sin censura. Lenguaje en carne viva, palpable. ¿Que si puso incómodo a más […]

1012
192

La entrada a una vagina: Desigual

Es Eva, creadora de placer. Así se llama la instalación que Miranda Makaroff presentó en el marco […]

0612
192

Los pasos nocturnos: Pineda Covalin

Lo más atroz son las noches cuando no se oye. Estás despierto, esperándola. Sabes que de un […]

2511
192

Entre el juego y lo sensual: Kiki de Montparnasse x Caroline Vreeland

La piel es epítome de la sensualidad y una representación de la lujuria; y el tacto, el […]

1111
192

Home Of Classics

Acumular éxitos para un clásico —en el terreno estricto de los sneakers— es epítome de una larga […]

1111
192

La simbiosis perfecta: Design House

Los seres humanos nos desarrollamos en espacios interiores: el hogar en el que crecemos, la escuela, nuestro […]

3010